jueves, julio 05, 2012

¡Arde Hollywood!

¡Arde Hollywood!, Alan Smithee, Arthur Hiller, Ryan O'Neal, Eric Idle, Coolio, Sylvester Stallone, Whoopi Goldberg, Jackie Chan, Harvey Weinstein
Pongamos que estamos a mediados/finales de los 90. Alguien decide hacer una película de acción llamada Trio, con un presupuesto estratosférico de 200 millones dólares y protagonizada por Sylvester Stallone, Jackie Chan y Whoopie Goldberg (!!!). Pero la película acabó siendo montada por el productor que hizo tal basura que el director del film, un tal Alan Smithee, robó el único negativo que existía y lo quemó.
Evidentemente todo esto nunca pasó, es el argumento de este falso documental, que juega con las autoparodias en el star system de Hollywood.

¡Arde Hollywood!, Alan Smithee, Arthur Hiller, Ryan O'Neal, Eric Idle, Coolio, Sylvester Stallone, Whoopi Goldberg, Jackie Chan, Harvey Weinstein
La película, o mejor dicho, falso documental, juega con la famosa figura de Alan Smithee, el nombre que se suele utilizar cuando un director no está contento con el resultado del film y reniega de él. El propio David Lynch hizo quitar su nombre de la versión para televisión de Dune montada por De Laurentiis (el guión lo firmó como Judas Booth).

Y es con el nombre de Alan Smithee la mejor ocurrencia de ¡Arde Hollywood! Ya que el director de la ficticia Trio se llama precisamente así, Alan Smithee, con lo que el tío se vuelve loco ya que no puede renegar de ella y quitar su nombre de los título de crédito.

¡Arde Hollywood!, Alan Smithee, Arthur Hiller, Ryan O'Neal, Eric Idle, Coolio, Sylvester Stallone, Whoopi Goldberg, Jackie Chan, Harvey Weinstein
Dirigida por Arthur Hiller, firmante de Love Story o un par de productos para lucimiento de Gene Wilder y Richard Pryor, El expreso de Chicago y No me chilles, que no te veo. Hiller acabó firmando este falso documental como Alan Smithee, según él porque el productor y guionista Joe Eszterhas (Flashdance, Instinto básico, Showgirls) había metido mano en el resultado final y renegaba de él. No sé, a mí esto me suena a mera campaña de marketing.
Se dice que a partir de su estreno se decidió no usar el Alan Smithee como seudónimo cuando el director renegase de su obra.

Como comentaba antes la gracia del film es ver a según que personajes parodiarse a sí mismos: Stallone va de artista que compone la banda sonora y pinta cuadros; Jackie Chan de que no sabe hablar en inglés y solo le importa no morir en el film ficticio; y Goldberg va de cabronceta.
Luego tenemos un largo listado de cameos: el productor Robert Evans, el abogado Robert Shapiro y familia, el guionista Joe Eszterhas, Larry King, Billy Barty (el Gwildor de Masters del Universo), Billy Bob Thorton o el productor Norman Jewison.

Aparte de todos estos que se interpretan a sí mismo hay otras caras conocidas que hacen papeles ficticios: el Monty Phyton Eric Idle, que hace de Alan Smithee; Coolio, Ryan O'Neal, Harvey Weinstein y Richard Jeni.

¡Arde Hollywood!, Alan Smithee, Arthur Hiller, Ryan O'Neal, Eric Idle, Coolio, Sylvester Stallone, Whoopi Goldberg, Jackie Chan, Harvey Weinstein
La película fue un desastre. Costó 10 millones, cosa que uno se pregunta a donde fueron, y no recaudó ni 50 mil pavos, riete tú de Waterworld. Eso sí, siendo un estrenada muy de tapadillo. En cuanto a la crítica más o menos más de lo mismo. Críticas que la dejaban de horripilante en el mejor de los casos. Y ya en los Raspery (los anti Oscar) se llevó unos cuantos premios.

Con lo que no podemos esperar mucho de la película. Toda la idea base se va a pique porque se vuelve tremendamente repetitivo (y eso que apenas dura 80 minutos); y la gracia de ver a Sly y Chan parodiándose no da para mucho más, pues apenas salen 15 minutos en pantalla, y eso siendo generoso.
Por lo demás sirve como curiosidad para presenciar ese intento del propio Hollywood por parodiarse (hablan de sexo pero ojo, el tema drogas ni se menta) pero que la mano negra de Estela Reynolds no dejó que esto fuese demasiado lejos.