domingo, mayo 20, 2018

Festival de trailers (LXI)



Cruce de caminos (Crossroads, 1986) de Walter Hill. Con Ralph Macchio, Joe Seneca, Jami Gertz, Harry Carey Jr., Joe Morton, Robert Judd, Dennis Lipscomb y Steve Vai.



Escapada al sur (Into the West,
1991) de Mike Newell. Con Gabriel Byrne, Ellen Barkin, Colm Meaney, Ciaran Fitzgerald, David Kelly, Johnny Murphy, John Kavanagh y Brendan Gleeson.


 
Country (Country, 1984) de Richard Pearce. Con Jessica Lange, Sam Shepard, Wilford Brimley, Matt Clark, Therese Graham y Levi L. Knebel.



Arenas blancas (White Sands,
1992) de Roger Donaldson. Con Willem Dafoe, Mary Elizabeth Mastrantonio, Mickey Rourke, Samuel L. Jackson, Mimi Rogers y M. Emmet Walsh.



Días rebeldes (American Anthem,
1986) de Albert Magnoli. Con Mitchell Gaylord, Janet Jones, Michelle Phillips, John Aprea, R.J. Williams, Tiny Wells y Michael Pataki.

viernes, mayo 18, 2018

Drácula de Bram Stoker

Drácula de Bram Stoker, Francis Ford Coppola, Gary Oldman, Winona Ryder, Anthony Hopkins

Vamos a ir afilando las hachas, porque si hubo una película a la que se ponía a parir en los 90 era a ésta. Básicamente porque a Coppola se le tenían ganas, igual que hoy están esperando los resbalazos de Iñárritu o Nolan. La clásica figura del tipo que parece que tenga que hacerlo todo bien y que acaba cayendo mal. En el caso del director de El padrino, hay que añadirle la petulancia con la que nos trajo esta nueva versión del vampiro más famoso, más malo y tenebroso, que viene de Ultramar. Todo lo pomposo de su puesta en escena con la recreación de la época, era proporcional a las ganas de hacerse el rompedor con la armadura de Vlad Tepes. Y ya, para acabarlo de petar, la coletilla "de Bram Stoker" era como "aquí tenéis la versión definitiva de Drácula. Ni ha habido ni habrá adaptación mejor". Aunque habría que recordar que, originalmente, el telefilm de Dan Curtis con Jack Palance ya llevaba esa coletilla pero en sus posteriores ediciones se la quitaron.
La verdad es que el tito Coppola entró fuerte.

Drácula de Bram Stoker, Francis Ford Coppola, Gary Oldman, Winona Ryder, Anthony Hopkins

Y es que, además, teníamos una congregación del starsystem del momento: Gary oldman, Wynona Ryder, un pasadísimo Anthony Hopkins, Richard E. Grant, Billy Campbell (prota de Roketeer), Cary Elwes (el doctor Gordon de Saw), una jovencita Monica Bellucci enseñando sus belluccias y Keanu Reeves. Siendo éste último el blanco de las críticas por su eterna pose de pasmao. Hasta el propio Coppola acabó reconociendo que fue una cagada supina su elección, más por imposición del estudio de meter algún teenage idol.


Drácula de Bram Stoker, Francis Ford Coppola, Gary Oldman, Winona Ryder, Anthony Hopkins

Y si es cierto que fue una adaptación bastante fiel, respetando mucho (sobre todo siendo una película) la narración epistolar se añadieron algunas variaciones. Quizá la más llamativa es el prólogo donde vemos el origen de Drácula (con cierto tono romeojuliesco) y como, años después cree reencontrarse con su amada. Este detalle ya se dejó caer en el telefilm de Dan Curtis, con lo que el aspecto romántico del personaje no era demasiado novedoso.


Drácula de Bram Stoker, Francis Ford Coppola, Gary Oldman, Winona Ryder, Anthony Hopkins

En la actualidad la película ha quedado un poco como hija de su tiempo. Su toque pretencioso y naif se aguantan gracias a mogollón de efectos especiales de la vieja escuela que sólo chirrían con un abominable efecto de morphing al final y unos maquillajes de primer nivel. Además de tener su ritmo y no caer en el aburrimiento pese a que nos sepamos la historia de memoria. 

Drácula de Bram Stoker, Francis Ford Coppola, Gary Oldman, Winona Ryder, Anthony Hopkins

El éxito económico de Drácula de Bram Stoker (más de 200 millones recaudados) inició un intento por hacer versiones modernas (léase románticas) de monstruos clásicos a manos de Tri-Star, a la que siguió el Frankenstein de Mary Shelley de Kenneth Branagh con Robert de Niro haciendo de la criatura y Coppola produciendo. Aunque por en medio también tuvimos Mary Reilly que abordaba el mito de Jekyll y Hyde, que ha quedado totalmente diluida por le tiempo. Frankenstein de Mary Shelley es una auténtica abominación que también recibió palos hasta en el carnet de identidad con Branagh luciendo sus horas de gimnasio y dejándose en casa cualquier atisbo de vergüenza. Si bien la recaudación mundial triplicó su presupuesto, en los USA fue un fracasazo que apenas recaudó la mitad de los 45 millones que había costado. Y es que en aquellas a Hollywood no le importaba tanto como hoy en día la taquilla del resto del mundo, dando portazo a nuevas películas. Décadas después Universal intentó sacarse de la chistera ese Dark Universe que tiene toda la pinta de haberse ido por el desagüe tras el fracaso de La momia de Tom Cruise. Aunque siempre podremos revisar el Drácula de Salieri con Selen, que da más gustirrinín.

domingo, mayo 13, 2018

Festival de trailers (LX)



Chicos monsters (Little Monsters, 1989) de Richard Greenberg. Con Fred Savage, Howie Mandel, Daniel Stern, Margaret Whitton y Rick Ducommun.



Herbie torero (Herbie goes bananas, 1980) de Vincent McEveety. Con Cloris Leachman, Charles Martin Smith, John Vernon, Stephen W. Burns y Elyssa Davalos.



The war. La guerra (The war,
1994) de Jon Avnet. Con Kevin Costner, Elijah Wood, Mare Winningham, Christine Baranski, Lexi Randall y Gary Basaraba.



Detective Bogey
(1994) de Josep Viciana. Animación.



Balín
(1991) de Josep Viciana. Animación.

viernes, mayo 11, 2018

La muerte no miente

La muerte no miente, Lloyd Fonvielle, 1988, Gotham, Tommy Lee Jones, Virginia Madsen

Lloyd Fonvielle era un tipo que empezó escribiendo las sinópsis de las contras de novelas góticas y escribiendo los textos de libros fotográficos. Para meterse en Hollywood tiró de algunos contactos y de un guión que escribió titulado The King lives, en la que un músico que había tenido un tema de éxito en los 60 (one-hit wonder) sobrevivía haciendo imitaciones de Elvis en clubs nocturnos. Ese guión le abrió algunas puertas, pero realmente nadie quería producirlo y así quedó en el limbo.

El tipo llegó a trabajar para Disney, escribiendo historias para sus parques de atracciones (!!!). Mientras tanto había conseguido meter las narices en Hollywood escribiendo y produciendo La prometida (una extraña versión de La novia de Frankenstein con Sting y Jennifer Beals) y firmando el guión de Cherry 2000 (cult movie con Melanie Griffith). Pero pese a estos créditos no acababa de su carrera no acababa de despegar.

La muerte no miente, Lloyd Fonvielle, 1988, Gotham, Tommy Lee Jones, Virginia Madsen

En algún momento tuvo la ocurrencia de la imagen de un tipo que abre una nevera y se encuentra el cuerpo de una chica. Comenzó a darle vueltas y acabó llevando la historia al cine noir pero con vistas a convertirla en una obra teatral. El libreto acabó en manos de su agente que se lo pasó a un conocido de Showtime, que acabó produciéndolo como una tv movie y dándole la silla de director.

Eddie Mallard, un detective de baja estofa, recibe la visita de un extraño tipo que le dice que está siendo acosado por su mujer... que murió hace años. Según el tipo, le prometió que cuando muriese la enterraría con sus joyas, cosa que no hizo. Mallard piensa que el tipo está chiflado y que es una buena forma de llevarse unos cuantos billetes al bolsillo. Lo que parecía un trabajo fácil comenzará a volverse turbio con la aparición de una mujer que podría ser la fallecida.

La muerte no miente, Lloyd Fonvielle, 1988, Gotham, Tommy Lee Jones, Virginia Madsen

Con un reparto sabróson con Tommy Lee Jones (que estaba entusiasmado con el guión) y Virginia Madsen (sí, se le ven las domingas) y una historia que mezcla el cine negro y el fantástico que le hace que tengamos puesto todo nuestro interés. Está claro que el ser un telefilm y (sobretodo) la inexperiencia de Fonvielle hacen que la experiencia no sea del todo redonda. Cosa que se nota (y mucho) en alguna composición de planos a los que se le notan las buenas intenciones pero que no acaban de funcionar. Y eso que la fotografía era de Michael Chapman –Toro salvaje–, que hizo el trabajo como favor personal al director. Y que cumple con creces, dándole un aire onírico que le va muy bien a esta historia entre fantasmal y de locura. Casi una versión light, si se me permite la comparación y salvando las distancias, de El corazón del Ángel.


La muerte no miente, Lloyd Fonvielle, 1988, Gotham, Tommy Lee Jones, Virginia Madsen

Aquí llegó a tener estreno en cines. Eso sí, muy de tapadillo y de la mano de Ízaro Films cuando iba de la manita de la Cannon. Lamentablemente la película ha quedado muy olvidada en el tiempo y apenas ha sido reivindicada pese a tener dos buenos actores protagonizándola y una historia que, pese a que podría haber dado más de sí, tiene su aquel.

domingo, mayo 06, 2018

Festival de trailers (LIX)



Moontrap. Trampa en la luna (Moontrap, 1989) de Robert Dyke. Con Walter Koenig, Bruce Campbell, Leigh Lombardi, Robert Kurcz, John J. Saunders, Reavis Graham y Tom Case.



Obsesión asesina (Grievous Bodily Harm,
1988) de Mark Joffe. Con John Waters, Colin Friels, Kim Gyngell, Joy Bell, Kim Gyngell, Craig Ashley, Garry Waddell, Bruno Lawrence y Gary Stalker.



El ático (Crawlspace,
1986) de David Schmoeller. Con Klaus Kinski, Talia Balsam, Barbara Whinnery, Carole Francis, Tane McClure, Sally Brown, Jack Heller y David Abbott.



Los creyentes (The Believers,
1987) de John Schlesinger. Con Martin Sheen, Helen Shaver, Robert Loggia, Richard Masur, Harley Cross y Jimmy Smits.



Cita con la muerte (Appointment with Death,
1988) de Michael Winner. Con Peter Ustinov, Lauren Bacall, Carrie Fisher, John Gielgud, Piper Laurie, David Soul y Hayley Mills.