domingo, julio 29, 2007

Amicus

Esta productora inglesa fue fundada en los 60 por Max J. Rosenberg y Milton Subotsky. La Amicus, sin duda, fue la gran competidora de la Hammer, las dos apostaban por el terror y los fantástico y tuvieron en sus filas a los más grandes: Vincent Price, Peter Cushing, Christopher Lee... Tengo que decir que la Amicus siempre me ha parecido más modesta que la Hammer, creo que, esta última, con pocos medios (aunque más que lo que manejaba la Amicus) conseguía resultados más vistosos. La productora que ahora nos ocupa, sobre todo, hizo un gran número de pelis de historietas o de episodios como Doctor terror, El jardín de las torturas, La mansión de los cadáveres o un montón de pelis más. A finales de los 70 la Amicus puso punto y final a casi dos décadas de excelentes films de género cerrando sus puertas. Y ahora pasaré a comentar algunas estupendas pelis y para comenzar, ¿que mejor qué empezar por el final?


El club de lel club de los monstruos, vincent price, john carradine, amicusos monstruos (The monster club, 1980). Según algunas versiones la última película de la productora inglesa, aunque esto no es del todo cierto. Como decía antes, la Amicus desapareció allá por el 78. Milton Subotsky, una de las partes claves para la creación de la desaparecida productora, creó la Sword and Sorcery Productions con la intención de continuar la senda empezada 20 años antes. Pero todo se quedó en aguas de borraja. El club de los monstruos es una curiosa peli donde un vampiro a punto de desfallecer encuentra una víctima a la cual pegarle un buen chupetón, pero se da cuenta de que es un famoso escritor de novelas de terror. Como agradecimiento por sus litros de sangre, lo lleva a un club secreto: El club de los monstruos. Este sitio no es más que una discoteca donde se reunen lo peor de lo peor, incluyendo algún productor de cine (sic). Una vez dentro, el vampiro le explicará 3 historias a su invitado. Como es natural en este tipo de pelis suelen estar descompensadas. Personalmente creo que las historias van de menos más. La primera trata sobre una estafadora que se enrolla con un lobo vampiro para robarle sus posesiones. En la segunda veremos las dificultades que conlleva ser un vampiro y en la última veremos a un productor de cine buscar localizaciones en un pueblo fantasmagórico. Quizá lo peor de la peli sean sus escasos medios, muy bien disimulados y aprovechados en las 3 historias pero que cantan en las secuencias que transcurren dentro del club. Allí veremos unos monstruos excesivamente patéticos y las caretas dan risa. Y lo mejor, sin duda, el elenco: Vincent Price, John Carradine o Donald Plasence. Y, además, entre historia e historia unos cuantos grupos tocaran canciones muy de la época y de toda aquella movida inglesa. Sin ser de las mejores, sin duda, una curiosidad que se deja ver y se puede disfrutar.


Ahora empiezan los gritos (And Now the Screaming Starts!, 1974). Una señorita de muy buen ver se casa con un noble y se va a vivir a su mansión. Una vez allí la pobre chica comenzará a tener alucinaciones. Buscando descubrir que es lo que pasa, todo el que intenta ayudarla la palmará. Inspirada en "Fengriffen", novela de David Case esta peli de culto dirigida por Roy Ward Baker y con las actuaciones estelares del grandísimo Peter Cushing, Patrick Magee, Ian Ogilvy, Geoffrey Whitehead, Guy Rolfe, Herbert Lom (quién te ha visto y quién te ve) y Rosalie Crutchley que tiene un fuerte tufo a El perro de los Baskerville, con la diferencia de que aquí sí encontramos el componente sobrenatural. Una de las tácticas de la Amicus era vendernos como protagonista absoluto al actor de turno con más nombre que participara en la peli, en este caso Peter Cushing, para luego ver que sale los últimos 20 minutos. Uno de los detalles más divertidos es que aquí vemos una mano amputada que se mueve al su libre albedrío cual mano de La Familia Adams, que es la misma mano que ya vimos en Refugio macabro entre otras muchas y es que hay que aprovechar cualquier atretzo. Una mano muy chula, por cierto, ya que se mueve y está muy conseguida.


La bestia debe morir (The Beast Must Die, 1974). Peli del televisivo Paul Annett que contaba en el cast con gente como Peter Cushing, Charles Gray o Calvin Lockhart (que años después tendría un minúsculo papelillo de estranquis en Twin Peaks: Fire Walk with Me). Esta es una de las pelis que no es de episodios. Un millonario obsesionado con la caza reune en su mansión a un grupo de personas, sospecha que una de ellas puede ser la pieza que le falta a su colección: un hombre lobo. Esta peli más que de miedo es de misterio, muy en la línea de Agatha Christie: grupo de personas en una mansión y hay que descubrir al culpable. Hay que decir que es flojilla y eso que a mí este tipo de pelis me gustan mucho pero le falta ritmo y la historia se podría haber desarrollado de una forma mucho más interesante. Hay un detalle que me gusta mucho. Al final de la peli, justo cuando se va a desvelar la identidad de lobo, la película se para y aparece un reloj, una voz en off nos dice que tenemos unos segundos para pensarnos quién es el culpable. Este detalle, años después, se usó en la magnífica serie de misterio Ellery Queen, donde el prota, antes de desvelar el misterio, nos habla directamente y nos da pistas para que intentemos resolver nosotros mismos el caso. Luego, la tramposa serie de animación de Detective Conan volvió a utilizar este recurso. Pues eso, La bestia debe morir, sin ser la hostia marinera se deja ver y es muy curiosa.


Cuentos de ultratumba (From Beyond the Grave, 1973). Peter Cushing regenta  una tienda de antigüedades, estas antigüedades serán las que marquen las historietas de esta peli de Kevin Connor.
En la primera David Warner le compra un espejo a Cushing haciéndole creer que es mucho menos valioso de lo que cree. A partir de aquí veremos como todos los clientes de la tienda le harán alguna pirula al bueno de Peter Cushing y acabará saliéndoles el tiro por la culata. Continuemos, Warner hace una fiestecita en su casa y no se les ocurre otra brillante idea que hacer una sesión de espiritismo, con lo que despertarán a un espíritu con pinta de hippy que habita el espejo. Éste controlará la voluntad de Warner y hará que se dedique a matar a chavalas para que el hippy absorba más poder y pueda salir del espejo. El sketch está bien ambientado pero peca de previsible.
Luego viene la historia de un pobre hombre que está puteado por su señora compra una cajita de rapé cambiando los precios y haciéndole la jugarreta a Cushing. Más tarde se hará amigo de Donald Pleasence, que es un vendedor ambulante, y con la ayuda de la hija de éste (su hija en la vida real) harán vudú a la mujer.
La tercera tiene un buen punto de partida pero que no acaba de cuajar, además es similar a una de La dimensión desconocida. A un tipo se le aparece un demonio invisible en el hombro que le va absorviendo su fuerza y va haciendo putaditas a los que están a su alrededor.
Y la última es muy parecida a la primera, un tipo compra una puerta que una vez colocada en un armario da a una habitación que para alimentarse necesita el sacrificio de una mujer.


amicus, condenados de ultratumba, joan collinsCondenados de ultratumba (Tales from the Crypt, 1972). De Freddie Francis, con Joan Collins, Peter Cushing, Roy Dotrice. En una visita a unas catacumbas un grupo de personas se quedan encerradas, un misterioso personaje les contará sus tristes miserias, es decir, 5 historias de cada uno de ellos ya que son gente MU mala. A saber:
-Una mujer que acaba de asesinar a su marido se las tendrá que ver con un loco fugado del psiquiátrico vestido de Papa Noel.
-Un señor se escapa con su "querida" y sufre un accidente de tráfico.
-Unos malos vecinos no pararan hasta joder al bueno de su vecino, el Sr. Cushing.
-Una mujer pide deseos a un objeto mágico.
-El nuevo director de un centro para ciegos se las hará pasar canutas a los pobres abuelitos. 
Si habéis leído el título original de esta peli seguro que no os habrá dejado indiferentes. Efectivamente, estamos ante una versión de los famosos cómics, y años después serie de tv. La peli está dirigida por el bueno de Freddie Francis, director de pelis de la Amicus y de otras maravillas como Dr. Terror, el musical El hijo de Drácula (con Ringo Star y Peter Frampton!!!), La leyenda del hombre lobo (o La leyenda de la bestia, según) y de series de tv como El Santo o pelis dedicadas a monstruos clásicos como Frankie, la momia o Drácula. Y como este hombre es toda una machine también ha participado como director de fotografia en pelis como Dune, aquel engendro llamado Brenda Star o Una historia verdadera. Además dirigió un episodio en la serie Historias de la cripta en los 90. Ésto es lo último que dirigió (allá por el 90) y es que el hombre cumplirá 90 añazos en el 2007. Ahí es nada. En cuanto a la peli, pues lo de siempre, irregularidad en las historias. La primera tiene su aquel, aunque de habérselo currado más hubiese quedado redonda y es que daba para más. Se hizo un remake en forma de episodio en los 90 dirigido por Zemeckis. La segunda es muy floja y encima está alargada porque apenas da para un corto de 10 minutos. La de los vecinos tiene un toque muy de Cuentos asombrosos, con todo ese rollete de buenos sentimientos y el final está bien pero se ve a leguas, y es que está muy visto, tanto que se recuperó en Creepshow. La cuarta historia es una nueva vuelta de tuerca al famoso relato de la garra de mono. No aporta mucho o nada, aunque es gracioso que los propios personajes hablen del jarrón que concede los deseos y lo comparan con la garra. Y la quinta es como mezclar El Equipo A con El rector. Cuanto menos divertidilla. La verdad es que la peli como que de mucho terror no es, es más genero fantástico con moralina de "no seáis malos que mirar luego lo que os pasa". Antes había comentado que se trataba de una versión de Historias de la cripta o Historias del guardián de la cripta. En la serie había un elemento que siempre nos viene a la cabeza cuando la mencionamos: evidentemente el guardián. Ese muñeco putrefacto que en muchos episodios era lo único salvable. Pues en la peli también está esa figura. Claro que no es un muñeco, sino una especie de monje encapuchado. Es que el presupuesto no daba para más, señores.



Refugio macabro (Asylum, 1972). Un joven doctor irá a un psiquiátrico, ya que ha recibido la oferta de trabajar en él, ya que su antecesor se ha vuelto loco. Durante su visita al centro irá conociendo algunos pacientes que les irán contando sus historias. Otra peli de sketchs basados en relatos de Robert Bloch, el autor de Psicosis. Dirigida por Roy Ward Baker, habitual en la dirección de series de tv y de pelis en la Hammer y en la Amicus como El club de los monstruos o Ahora empiezan los gritos, ya comentadas. Protagonizada por Peter Cushing, Herbert Lom, Herbert Lom, y Britt Ekland. Vemos que los nombres se van repitiendo. Y es que hay una extensa galería de gente que trabajó en un buen número de pelis de las productoras inglesas. Quizá su principal problema son los escasos medios con los que está rodada, cayendo en una realización telefilmesca, pero no nos engañemos por este detalle porque la peli merece mucho la pena. Sus historias están muy bien:
-Una mujer se venga de su marido pese haberla cortado a cachitos.
-Un sastre recibe la visita de un cliente que le encargará un traje muy especial. Para mí, junto con la última la mejor historia aunque más por su planteamiento que por su resolución.
-Una chica recibe las visitas de una amiga imaginaria (Flojita).
-Uno de los internos fabrica pequeños juguetes a los que, según él, es capaz de traspasar su mente a las figuras. Está me resultó muy divertida y entrañable. Aparte de estás historias está la propia que sirve de nexo de unión entre todas ellas, donde veremos que pasa con el nuevo médico y el anterior.


La maldición de la calavera (The skull, 1965). Un coleccionista de objetos macabros y satánicos adquiere la calavera de el marqués de Sade. Calavera maldita que corrompe aquél que la posea. Pues otra vez nos volvemos a encontrar con los habituales de la productora. Freddie Francis dirige a Peter Cushing, Christopher Lee, Nigel Green y a Michael Gough. La peli es otra genialidad, aunque ha muchos les pueda parecer lenta y que se recrea en exceso en los plano,s a mí me parece una pequeña joya, aunque tengo que admitir que al final pierde fuerza. Pero sólo por ese prólogo ambientado siglos atrás y esos planos subjetivos de la calavera vale la pena darle una oportunidad a esta modesta pero genial peli.


Dr. Terror (Dr. Terror, 1964). Durante el transcurso de un viaje en tren, 5 hombres conocerán al Dr. Sandor Schreck (sí, como Max Schreck) que en alemán quiere decir Dr. Terror, de ahí el título de la peli (que hábil, ¿eh?). Este doctor es un experto en tarot, es decir, que adivina el futuro a través de las cartas. Ahí es donde tendremos las diferentes historietas que forman la peli: 
-Un señor volverá a la casa de sus antepasados y se encontrará con la leyenda del mismísimo Waldemar o lo que es lo mismo, el hombre lobo.
-Una familia se verá intimidada por unas enredaderas que crecen en su jardín.
-Un músico querrá usar la música de los indígenas que practican vudú sin saber las consecuencias.
-Un crítico de arte muy cabrón (impresionante Christopher Lee), lo pasará mal por ser tan mamoncete.
-Un médico está casado con una señorita que le gusta la sangre y convertirse en murciélago por las noches. 
-Y además la historia del vagón de tren que sirve de nexo de unión.
La peli está dirigida por Freddie Francis del que ya hemos hablado anteriormente y con un cast muy chulo: Christopher Lee, Peter Cushing (es el Dr. Terror), Michael Gough (el que luego fuera Alfred, el mayordomo de Batman en las pelis de los 90's), y un jovencísimo Donald Sutherland. Esta me gusta especialmente, tiene un tono de los cómics de la Warren muy conseguido. Además sus historias son, cuanto menos, divertidas. La primera está muy bien sin hacer nada de maquillajes ni historias raras, con un tufillo a El perro de los Baskerville muy bueno. La segunda es divertidísima con toda esa ingenuidad propia de los años 40 y 50, con esas plantas inteligentes (llegan a mirar sus hojas a través de un microscopio y ven... ¡¡un cerebro!!!) que aspiran a dominar el mundo. El tercer sketch, el del vudú, es quizás de lo más flojito, pero hay que ser justos y reconocerle el valor de hacer una historia con números musicales muy de los 50 (atención al detallazo de cuando el prota ve un cartel de esta misma película, Dr. Terror). La del crítico de arte es genial, al menos al principio, luego se vuelve tópica pero ahí está Lee (que parece un clon de Nicolas Cage) inconmensurable haciéndoselas pasar putas a Michael Gough, aunque luego las tornas se cambiarán. Y la última, la de los vampiros, que es poco predecible y tiene su sorpresilla.

No hay comentarios: