martes, marzo 17, 2015

Johnny Destiny

Johnny Destiny, Quentin Tarantino, Destiny Turns on the Radio, Jack Baran

El boom que supuso Pulp Fiction no sólo lanzó al estrellato a Tarantino y Uma Thurman y "recuperó" a Travolta, si no que animó a productoras/distribuidoras a subirse al carro y lanzar films en los que, en mayor o menor medida, había participado el director de Jackie Brown. Ya fuesen films en los que era guionista o productor (Amor a quemarropa, Killing Zoe), en donde se preocupaban que su nombre fuese bien visible en la carátula/cartel, o habiendo hecho pequeños papeles como actor (Duerme conmigo, Alguien a quien amar). Es en este segundo caso donde nos topamos con Johnny Destiny (Destiny Turns on the Radio, 1995). 

Cuantas veces tuve la caja en las manos y nunca la alquilé, y como me alegro de no haberlo hecho, porque la cosa tiene guasa.

Johnny Destiny, Quentin Tarantino, Destiny Turns on the Radio, Jack Baran

Un preso que se acaba de fugar se topa en el desierto con un extraño personaje llamado Johnny Destiny, que le acerca a Las Vegas. Allí se topa con el socio de robo por el que fue apresado. Pero su proposito es encontrar a su novia, que ahora está liada con un mafioso.

Si la cosa suena soporífera es que lo he relatado bien. Porque Johnny Destiny es una basura infecta de las que hace falta mucha moral para verla de principio a fin. Diálogos de esos que van de transcendentales pero que dan vergüenza ajena, aburrimiento y más aburrimiento, actores tan malos que sólo se puede explicar porque deberían ir drogados, y Tarantino saliendo pecho henchido de una piscina como si fuera El nacimiento de Venus de Botticelli. Y eso que todavía no se había puesto fondón como ahora, pero hay que ver que lorzas se gastaba.

Johnny Destiny, Quentin Tarantino, Destiny Turns on the Radio, Jack Baran

Como en la buena época de los distribuidores aprovechados, aquí nos la intentan dar con queso con una carátula donde parece que Tarantino (poniendo morritos) sea el protagonista absoluto de la función. Y nada más lejos de la realidad, porque si sale 15 minutos ya nos podemos dar por contentos. Decía Roger Ebert que el problema venía porque en los cameos que ha ido haciendo Tarantino siempre hace de personajes de verborrea fácil y muchos aspavientos, básicamente se interpretaba así mismo, mientras que en Johnny Destiny tiene que interpretar a un personaje, y ahí es donde se le ven sus limitaciones actorales.

Johnny Destiny, Quentin Tarantino, Destiny Turns on the Radio, Jack Baran

También tenemos por ahí al pobre de James Belushi otros 15 minutillos con monólogos sobre rascarse las pelotas; Nancy Travis, del díptico Tres hombres y un bebé; el monologuista David Cross; Tracey Walter, colega personal de Jack Nicholson al que acompañó en Batman haciendo de Bob; y Bobcat Goldthwait, el Zed de la saga Loca academia de policía. Pero al final Dylan McDermott (de la serie El abogado o también recordado como el compañero de Clint Eastwood en La línea de fuego) era el prota absoluto.
Dirige en entuerto con muy poco arte Jack Baran, que si bien como director ésta fue su segunda y última película, como director de segunda unidad tiene mucho más bagaje, siendo un habitual de Jim McBride (La tabla de Flandes).