jueves, marzo 05, 2015

Goldface

Goldface, El fantástico superman, Goldface il fantastico Superman, Stanley Mitchell, Bitto Albertini, Espartaco Santoni, Robert Anthony, Evi Marandi

A Espartaco Garibaldi Borga Santoni, más conocido por estos lares como Espartaco Santoni, antes de ser un vividor follador de la noche marbellesa en la época de la jet-set y esas paparruchas, tuvo su época de actor de cine. Compartiendo cartel con César Romero, Fernando Rey, Jose Luis López Vázquez, Telly Savalas y siendo dirigido por Pedro Lazaga (Mil millones para una rubia), León Klimovsky (Un dolar por Sartana), Jorge Grau (Ceremonia sangrienta) o el mismísimo Mario Bava (El diablo se lleva los muertos). En general, todos estos papeles no pasaran a la historia del séptimo arte, y mucho menos lo hará el que interpretó en la película aquí reseñada.

Ya he comentado alguna que otra vez aquellos locos años 60 en Europa, donde además del eurocrime y el eurospy, comenzaron a abundar películas con personajes enmascarados y/o superpoderes. Sí, muchas décadas antes del actual boom de superhéroes en Europa ya se había explotado a conciencia el género. Pero, por supuesto, aquí ni teníamos personajes de Marvel ni de DC y mucho menos superproducciones con lo último en efectos especiales. Nos conformábamos con personajes inventados que vestían mallas de licra, máscaras carnavalescas y que eran capaces de levantar excavadoras que tenían una pinta demasiado sospechosa para ser de verdad. Diabolik, Argoman, Superargo, Kriminal, Mister X y, por qué no, Fantomas, era lo que se tragaba el respetable de la época.

Goldface, El fantástico superman, Goldface il fantastico Superman, Stanley Mitchell, Bitto Albertini, Espartaco Santoni, Robert Anthony, Evi Marandi

Godlface sería una de estas muchas co-producciones, en este caso entre Italia y España, y rodada en Venezuela a la vez que El hombre de Caracas. Práctica muy habitual ésta de compartir localizaciones y equipo técnico y actoral de sus productores, los hermanos Giuseppe y Mario Maggi de Cineproduzioni Associate.

Aquí la cosa va de un tal doctor Vilar que en sus ratos libres, además de beneficiarse a sus ayudantes y a todo lo que se le ponga por delante, es un consumado experto en eso de la lucha libre, ocultando su identidad bajo una máscara y el nombre de Goldface (cara de oro para los amigos). Paralelamente hay un señor muy malo que capitanea un grupo terrorista que responde al nombre de "La cobra" y se ha empeñado en amenazar a todos los empresarios del país exigiéndoles un impuesto revolucionario a cambio de no atentar contra sus empresas. Por fortuna para los empresarios y para desgracia de "La cobra", Goldface se mete por en medio para mantener la paz en el mundo empresarial.

Goldface, El fantástico superman, Goldface il fantastico Superman, Stanley Mitchell, Bitto Albertini, Espartaco Santoni, Robert Anthony, Evi Marandi

No se puede negar que Goldface, que en su pase a vídeo se tituló El fantástico superman, por aquello de emparentarla con el film de Richard Donner, es hija de su época. Todos los tics con el clásico héroe enmascarado que se precie: campeón en eso de darse mamporros en el cuadrilatero, un malo de los de carcajada y sus secuaces que se caen al suelo antes que los toquen, los periodistas de turno y mucha persecución en lanchas. Además de el compinche del héroe, aquí un negro que parece que te vaya arrancar la cabeza a la que se despista y que se pasa la película comiendo cacahuetes. Todo ello rebozado con un sentido del humor de lo más infantil, con lo que Goldface está más mucho más cerca de los latinos Blue Demon o el Santo que de Diabolik.

Goldface, El fantástico superman, Goldface il fantastico Superman, Stanley Mitchell, Bitto Albertini, Espartaco Santoni, Robert Anthony, Evi Marandi

Goldface, El fantástico superman, Goldface il fantastico Superman, Stanley Mitchell, Bitto Albertini, Espartaco Santoni, Robert Anthony, Evi MarandiSiendo una producción de finales de los 60, pese a que aquí no se estrenaría hasta 1972 en doble sesión junto a El armario del tiempo que haría las delicias de la chavalada de la época, la cosa de efectos anda, como es normal, bajo mínimos. Todo el gasto de parafernalia se reduce a un tercer mundista disfraz. Que nadie espere gadgets, Goldmobiles o Goldcueva, porque no la hay.

Dirige Stanley Mitchell, o lo que es lo mismo, Bitto Albertini, un experto en aquello tan italiano del exploit: Huida de la tercera galaxia, Los tres supermen en la selva o las dos partes de Emanuelle negra.
Además de Santoni, aquí acreditado como Robert Anthony, sólo se puede destacar a Evi Marandi, que la recordaremos por Terror en el espacio de Bava.

No hay comentarios: