martes, diciembre 23, 2014

No abrir hasta Navidad

No abrir hasta Navidad, Don't Open Till Christmas, slasher, Edmund Purdom, Caroline Munro

Durante la época navideña un asesino se dedica a matar a todo aquel que va disfrazado de Papa Noel por la ciudad de Londres. Tras él, el inspector Harris comienza a investigar el caso.
Topicazo en el género slasher es aquello de coger una festividad del calendario y colocarle un asesino enmascarado que dé rienda suelta a sus más bajos instintos sanguinarios. Y, sin lugar a dudas, No abrir hasta Navidad no entraría en el saco de las mejores ni en broma. Es más, es uno de los (muchos) slashers de baja estofa que se produjeron en la primera mitad de los 80, cuando el género vivía todo su "esplendor".


No abrir hasta Navidad, Don't Open Till Christmas, slasher, Edmund Purdom, Caroline Munro

Pero si algo tiene de curioso es la pareja que había detrás de ella: los productores
Stephen Minasian y Dick Randall, que ya habían hecho las mismas labores en otro par de films del género como Mil gritos tiene la noche de Piquer Simón (al que luego Randall le produciría Los nuevos extraterrestres) y luego se sacarían de la manga la muy reivindicable y divertida El día de los inocentes. Y muy posblemente fuese el éxito del film de Piquer que debió animar a los productores a seguir en el subgénero. Y como aquello que se dice de "si algo funciona, no lo toques", éstos siguieron con el tema de niño traumatizado que siendo adulto lanza su ira contra los que se encuentra a su paso.


Precisamente el director de No abrir hasta Navidad sería uno de los protagonistas de Mil gritos tiene la noche, Edmund Purdom, que, además, se reservaba el papel protagonista de policía que está tras la pista del asesino. Por lo menos durante una primera instancia, ya que luego fue relegado (o se largó) de las tareas de dirección en favor de el guionista Derek Ford, que también escribió el libreto de Estudio de terror, lo que nos enlaza con No abrir hasta Navidad, pues nos encontramos ciertos paralelismos con aquella aventura de Holmes contra Jack el destripador. Ford, a su vez, también sería reemplazado por Alan Birkinshaw, que años después dirigiría un díptico basado en la obra de Poe: The House of Usher (1989), con unos decadentes Oliver Reed y Donald Pleasence; y The Masque of the Red Death (1989), protagonizada por Frank Stallone, hermanísimo de Sly
Todo ello hizo que el film estuviera un par de años dando tumbos hasta que se estrenó.
No abrir hasta Navidad, Don't Open Till Christmas, slasher, Edmund Purdom, Caroline Munro

Todo este vaivén de directores no hizo otra cosa que darnos un slasher loco y psicotrópico como pocos. Con personajes que aparecen y desaparecen de la trama porque sí, actores que siempre llevan la misma ropa pese a que han pasado varios días, escenas rodadas en la calle donde la gente se queda mirando a la cámara sin ningún rubor, secuencias nocturnas donde está todo más negro que el sobaco de un grillo... Y tampoco es que estemos ante un film que pueda saciar la sed de sangre e higadillos del fan del género, quedándose casi todo a pintura roja de baratillo. Aunque eso sí, alguna muerte tiene su gracia, como la del corte del miembro en los lavabos.
Y el final... hay que verlo para creerlo.

¿Los actores? Malos como ellos solos y practicamente desconocidos salvo el mentado Purdom y una aparición de dos minutos de Caroline Munro (posiblemente una aparición-favor por ser pareja de George Dugdale, que acabaría siendo el director de la mentada El día de los inocentes).
No abrir hasta Navidad, Don't Open Till Christmas, slasher, Edmund Purdom, Caroline Munro

No abrir hasta Navidad es mala, sordida, chabacana y con un aire entre amateur y serie Z (si es que hay alguna diferencia), en la que sólo se salva por la curiosidad de su creación por tratarse de un monstruo de Frankenstein hecho a diferentes manos, dando como resultado un delirio más difícil de digerir que los polvorones de Navidad.