viernes, septiembre 20, 2013

El último gran héroe

El último gran héroe

A principios de los 90 la suma de Schwarzenegger y McTiernan tenia que fraguar, como minimo, un taquillazo, pero como suele pasar en el cine 1 más 1 no tiene que ser igual a 2.
El ultimo gran héroe significó el primer traspié importante de Arnie. Incluso hay quien la tilda de ser el principio de su ocaso, lo que luego se convertiría en una montaña rusa de títulos que triunfaban (Mentiras arriesgadas) y otras que pasaban con más pena que gloria (Junior). Todo ello, como la mayoría de producciones hollywoodienses, más por cuestiones de perspectivas que por recaudación real. El film amasó 140 millones a nivel mundial habiendo costado 80 kilos, lo que le convierte en un negocio de pingües beneficios. Pero si vemos la indigente cantidad de material que se lanzó con motivo del estreno (videojuegos, muñecos, gorras, etc) apreciaremos que la idea de Columbia era arrasar con todo y, quizás, hacer hasta una franquicia con las aventuras de Jack Slater.

 El último gran héroe

El considerarla un traspiés era más un motivo urdido por la prensa que un hecho real como demuestran las cifras. Aquel verano se estrenaba también Parque Jurásico y las publicaciones americanas estaban sacándole punta a una inventada guerra de Arnie vs dinosaurios, lo que hacía que ese verano hubiera un perdedor sí o sí, y la película de Spielberg acabó sacando más de mil millones de dólares en todo el planeta, así que...

El último gran héroe

La historia de un universo paralelo, en este caso el cine, que vive y respira ajeno a su no realidad, no era nuevo, hacía tiempo que corrían por ahí El moderno Sherlock Holmes de Buster Keaton o La rosa purpura del Cairo de Allen. Pero eso daba igual, ahora teníamos a Arnold en todo su esplendor dispuesto a descojonarse de él mismo y de las action movies en general.

El film es un cliché tras cliché del poli duro y expeditivo que saca la información a base de mamporros, destroza un edificio por rescatar a un gatito en peligro mientras su vida personal se desmorona. Todo ello antes de la hora del almuerzo cada puto día. Y de entre medias, guiños y cameos a cascoporro para que nos quede clarito que esto es un producto para ver con el piloto automático: Sharon Stone, Robert Patrick, James Belushi, Chevy Chase, Van Damme, MC Hammer, Tina Turner, Little Richard y varios más. Además de algunas caras conocidas que sí tienen papel como Anthony Quinn, F. Murray Abraham, Frank McRae (uno de los colegas de James Bond en Licencia para matar) y Austin O'Brien, que luego lo vimos en Prehysteria! un exploit infantil de Parque Jurásico de la factoria Full Moon de la familia Band.

El último gran héroe

Una de las curiosidades del film es que, por estas tierras, no tuvimos la voz clásica de Arnold debido a una huelga de actores de doblaje. Este hecho repercutió en varios films de verano del 93. Por ejemplo, Jurassic Park no nos llegó hasta octubre y además se dobló en Francia con la única intención de usar voces más "conocidas" para los oídos del público.

A nivel personal este hecho me hizo tirar para atrás. Oír al Chuache con una voz no habitual se hacía muy raro. Pero el tiempo todo lo cura, y a día de hoy El último gran héroe no solo ha resistido 20 añazos, si no que es toda una referencia a la autoparodia y los chascarrillos en el cine de acción.

El último gran héroe

Es probable que el propio
Schwarzenegger no guarde un grato recuerdo de la película, ni él mismo confiaba en ella a la hora de vender millones de entradas en los cines, por lo cual se dedicó a improvisar viajes a diferentes países con tal de promocionarla aunque no estuvieran previstos. Pero pese a todos los varapalos que le metieron, el tiempo la ha convertido en una cinta a reinvindicar, todo un cachondeo para que nuestro austriaco favorito se lo pasara teta mientras se rie de todos los elementos que le hicieron famosos. Eso sí, el final made in Hollywood, como no podía ser de otra forma, que no nos lo quite nadie.

1 comentario:

alcorze dijo...

Recuerdo haberla visto en el cine y también la brutal campaña publicitaria que hicieron. A mi fué una película que me gustó, aunque no es de las mejores de Chuarche.