miércoles, junio 12, 2013

Suburban Commando

Suburban Commando, Hulk Hogan, Christopher Lloyd, Shelley Duvall

No hace ni 25 años que en la tele apenas teníamos dos o tres canales (según el tema autonómico que nos tocara). Podría decir aquello que con solo esos canales teníamos mejor programación que la actual TDT, pero no voy por ahí.

La cuestión es que en 1990 aterrizaron las privadas, y Telecinco y Antena 3 (Canal Plus era otro rollo) se repartieron el pastel de la televisión moderna. La cadena procedente de Italia era todo colorido y alegría con sus Mama Chicho, Emilio Aragón y Erotísimo.

Suburban Commando, Hulk Hogan, Christopher Lloyd, Shelley Duvall

La cuestión es que nos descubrieron el pressing catch, con mogollón de personajes con carisma testosteronada: el Último Guerrero, el poli loco, Mister Perfecto, Terremoto Earthwake... y, por supuesto, Hulk Hogan.
 
Este tipo con exceso de rayos uva y pelo ralo no nos era desconocido, ya lo habíamos visto en la tercera parte de Rocky y en algún capítulo de El equipo A junto a su colega Mr. T.
Seguramente por la fama que tenía en la época, Lauren Films no se lo debió pensar dos veces cuando tuvo la oportunida de distribuir Suburban Commando y presentarla en el Festival de Sitges de aquel 1991. Y eso que la película tiene telita.

Hogan es aquí una especie de héroe interestelar que se dedica a mandar al traste los planes de los malos que pululan por las galaxias. El tipo es tan bueno en lo suyo que casi ha limpiado el universo de escoria, es por eso que su jefe decide mandarle una semanas de vacaciones a la Tierra.

 Suburban Commando, Hulk Hogan, Christopher Lloyd, Shelley Duvall

Cuandi ví la cinta en las estanterías del videoclub no me lo pensé dos veces: a la saca. !Error!, que dirían en el anuncio de cierta compañía de seguros. Y tal era el horror de la cinta que mi cerebro, muy inteligentemente, la borró de mi memoría.

Después de rememorar aquel visionado no puedo decir nada bueno del film, un producto totalmente pasado ya en su época que, por momentos, roza la serie Z si no fuese por su cast. Y no, no lo digo por Hulk Hugan, que ya sabemos que como actor es malo a rabiar. Si no por Christopher Lloyd, que en aquellos días vivía su momento de gloria después de empalmar las secuelas de Regreso al futuro y La familia Adams; y Shelley Duval que, bueno, esta sí estaba más o menos acabada y lejos quedaban los días de Popeye y El resplandor. Además de un mini papel para Mark Calaway, más conocido como El Enterrador.

Suburban Commando, Hulk Hogan, Christopher Lloyd, Shelley Duvall

Por lo demás es una película sumamente ridícula, con una trama mínima que engancha un cúmulo de situaciones presuntamente graciosas del extraterrestre de Hogan interactuando con los terrícolas. Efectivamente, todo muy manido.

Uno de los muchos problemas de la cinta es Burt Kennedy, su director, un señor que en la época ya contaba con 60 años y, en su mayoría, había rodado westerns (alguno con John Wayne). A lo que yo me pregunto, ¿qué mente pensante de la New Line se le ocurrió que ese señor con semejante currículum era la elección más adecuada para dirigir un producto juvenil con efectos especiales?


En este apartado, el de los efectos, es cuando vemos su condición de serie B de muy bajos vuelos y que, por los pelos, no se queda en Z.
Como mucho salvar el monstruo final que no deja de ser un señor disfrazado, pero que, su diseño recuerda, muy lejanamente, al de la criatura del pantano de Una pandilla alucinante.


Suburban Commando, Hulk Hogan, Christopher Lloyd, Shelley Duvall

Suburban Commando es mala, ridícula, de vergüenza ajena, sin argumento ni gracia, una patada en las pelotas de nuestro sentido del ridículo. Sacar algo positivo de ella es casi imposible, ni Christopher Lloyd se salva de la quema. No vale ni para aquello de "para hechar unas risas con los colegas".