martes, noviembre 06, 2012

Un cos al bosc (Cuerpo en el bosque)

Un cos al bosc (Cuerpo en el bosque)

Joaquim Jordà seguramente es más conocido en su faceta de guionista (El Lute 1 y 2, Pau i el seu germà) o como director de documentales (Numax presenta..., Más allá del espejo), por eso un film como el que nos ocupa, una película detectivesca donde hay que encontrar al asesino de una chica, es algo que se escapa en su filmografía.

En unos bosques catalanes, unos cazadores encuentran el cuerpo sin vida de una chica, rápidamente aparece una guardia civil que se encargará de ir interrogando a los sospechosos que habitan el pueblo.

Un cos al bosc (Cuerpo en el bosque)

Posiblemente a más de uno este argumento tan esquemático le pueda sonar al inicio de Twin Peaks, y, desde luego, no irá mal encaminado. Si en la serie de de Lynch y Mark Frost teníamos elementos sobrenaturales, aquí también hay algunos, al menos en forma de leyenda pueblerina, cuando los del pueblo hablan de la maldición que cae sobre la familia de la muchacha asesinada. Aunque, lamentablemente, a este tema apenas se le dan un par de pinceladas al inicio del metraje.

En el fondo, toda la trama de investigación e intriga está llevada con pocas ganas e, incluso, al espectador puede llegar a importarle bien poco según vamos avanzando en el metraje. A Jordà, al igual que al Lynch de Blue velvet, le interesa más ahondar en las diferentes capas de la sociedad que habita en ese pueblo de la Catalunya profunda. Nadie dice quien aparenta ser, ni la guardia civil encargada de la investigación, ni el rico del pueblo, un ganadero de cerdos que, en el fondo, es tan o más desagradable que ellos.

Un cos al bosc (Cuerpo en el bosque)

El film está estructurado en flashbacks. Una vez encontrado el cadaver, la teniente va interrogando uno por unos a los posibles sospechosos, que nos van explicando su versión de los hechos.
La película es muy modesta en cuanto a medios, con abundante cámara al hombro, con lo que teníamos un reparto que, en general, está lleno de caras conocidas para los espectadores habituados a las series de Tv3: Rossy De Palma (como la teniente de la Guardia Civil y que habla bastante correctamente el catalán, por cierto), Ricard Borràs (que, para la mayoría del público, será recordado por ser el Popeye de la serie televisiva de Makinavaja), Núria Prims (de Hospital central), Pep Molina (el padre de la chica de Rec 2), Pep Tosar (Mientras duermes, Los sin nombre), Julieta Serrano (la madre de Antonio Banderas en Mujeres al borde de un ataque de nervios), Joan Masdéu (que era el cantante de Whiskyn's, uno de esos insoportables grupos de rock català) y un breve cameo del director haciendo de cocinero.

Un cos al bosc (Cuerpo en el bosque)

La película, de 1996, tuvo muy buenas críticas en su momento, recuerdo que en las revistas de la época le dieron bastante cancha, además de haber tenido algún que otro galardón en festivales. Pese a ello, el público le dio la espalda y pasó con más pena que gloria en las salas de cine, apenas recaudando unos 7 millones de las antiguas pesetas.

Y es que la distribución de una película como esta tuvo que ser muy complicada más allá de tierras catalanas. El film es un fiel reflejo de parte de esta sociedad, y, como en tal, el 90% de los diálogos son en catalán y el resto en castellano, creando  esa distinción entre los autóctonos y los foráneos. Me temo que en una versión en castellano se debió cargar toda la gracia del film. Sin duda, nuestro Crimen de Cuenca particular. Con barretina y butifarra. Olé!