jueves, noviembre 08, 2012

CQ

CQ Coppola

Si uno se pone delante de un film con este título, se entera que el director es Roman Coppola, que costó un dineral y que no recaudó ni lo que se gastaron en cafés, es entendible que uno no corra raudo a visionarla.
Y si un servidor le dio una oportunidad fue por el simple hecho que había leído en algún sitio que tenía referencia a Diabolik.

CQ Coppola

La acción pasa a finales de los años 60, Paul Ballard es un cineasta americano que se traslada a París para trabajar como montador en una película de ciencia ficción llamada Codename: Dragonfly, paralelamente se dedica a rodar un film más experimental con una pequeña cámara en blanco y negro a modo de diario.
La producción Dragonfly se convierte en un tira y afloja entre el director, que quiere darle un toque artístico a la historia, y el productor, que solamente quiere una película con mucha acción y que de dinero, con lo que este último acaba despidiendo al primero. Pero como falta por rodar un final se hace con los servicios de un tal Felix DeMarco, un director de películas de vampiras ligeras de ropa, pero cuando este tenga un accidente dejará que el montador Paul Ballard acabe de rodar el film.


CQ Coppola

Vivir rodando, Ed Wood, La sombra del vampiro, State and main... a un servidor siempre le han gustado estas películas de cine dentro del cine y CQ, sin duda, entra en el mismo saco.

Viendo un poco su argumento podemos darnos cuenta que en (muy) resumidas cuentas estamos ante una recreación del rodaje de Barbarella. Tenemos un director con insuflas de autor que se acaba enamorando de la protagonista (Roger Vadim); un director italiano que le importan un pimiento los logros artísticos mientras lo filmado dé dinero (De Laurentiis); todos ellos alrededor de una película con muchos efectos especiales repletos de maquetas y falsas perspectivas.
Aunque en cierto momento pasamos de una "recreación" a un "what if..." si a Vadim lo hubieran despedido cuando todavía no tenían rodado un final.


CQ Coppola

Pero no solo de Barbarella vive el hombre, también hay homenajes y referencias a Modesty Blase, Diabolik, 8 1/2, Teléfono rojo o El diario de David Holzman. O a personajes reales, el protagonista tiene un rollo Jim McBride o Félix de Marco es un cruce entre Jesús Franco y Jean Rollin.

A todo ello hay que añadirle genialidades como el ver como hacían esos trucajes de perspectiva tan Mario Bava, o como con una pecera y algo de tinta se marcaban unos planos psicodélicos.



CQ Coppola

En el film nos encontramos un montón de caras conocidas: Jeremy Davies, más conocido por ser el Faraday de Perdidos, es el protagonista; Angela Lindvall (Kiss kiss bang bang) y Billy Zane son los protagonistas de la película ficticia Codename: Dragonfly y John Phillip Law es uno de los jefes de la agente secreto Dragonfly; Gérard Depardieu, es el director que no consigue tener un final para el film y es despedido, no sin antes destrozar una puerta a puñetazo limpio; Jason Schwartzman es el director pasado de vueltas que tiene un accidente y deja el rodaje; Giancarlo Giannini es el productor italiano al que le importa más la taquilla que los logros artísticos de sus films; Dean Stockwell es el padre del protagonista. Además hay un cameo de Sofia Coppola, hermana del director.


CQ Coppola

Como comentaba antes el film fue un fracaso. Costó 7 millones de dólares y no ingresó ni medio millón en los USA, por estos lares ni se estrenó. Aquí te das cuenta de como están de aprovechados esos millones, todo luce a un nivel espléndido, la recreación de finales de los 60 es perfecta, nada de los aspavientos exagerados del kitsch colorista de Austin Powers.

Y es una lástima porque el film vale mucho la pena, con una banda sonora fabulosa (que por momentos parece sacada de algún disco de G. Milkywall, sobre todo el tema CQ Song), que seguramente muchos pensarán que es un rollo demasiado arty por estar firmada por Roman Coppola, pero nada más lejos de la realidad.