jueves, marzo 22, 2012

Star 80

Dorothy Stratten, Star 80, Peter Bogdanovich, Paul Snider, Mariel Hemingway,  Eric Roberts, Bob Fosse
Dorothy Stratten era una chavala canadiense bastante corta de luces que había contraído matrimonio con un chulo de poca monta nueva años mayor llamado Paul Snider. El tipo se había propuesto vivir de ella y para eso se valió de sus encantos y se dedicó a mandar fotos de desnudos a la revista Playboy, en la cual acabó apareciendo como Miss agosto en 1979. De ahí a probar fortuna como actriz sólo había un paso. La chavala, que tenía una miopía de caballo y que se negaba a llevar gafas por cuestiones estéticas, con lo cual casi la convertía en ciega, acabó apareciendo en algunas series como La isla fantasía o Buck Rogers y en el film Galaxina.

Por aquella época era una habitual de la Playboy Mansion, donde conoció a Peter Bogdanovich, que por la época estaba en su cenit después de dirigir La última película, ¿Qué me pasa, doctor? o Luna de papel y estaba preparando El rey de Singapur, producida por Roger Corman y el dueño de Playboy, Hugh Hefner, éste cayó prendado de ella. Al final comenzaron una relación y él la coló en el reparto de la comedia Todos rieron. Pese a todo la chica seguía casada con Snider, que era sumamente celoso y no estaba en sus cabales. Éste estaba prácticamente arruinado y engatusó a Stratten, que por la época ya vivía con Bogdanovich, para que le fuera a ver y le diese unos cuantos miles de dólares. Cuando ésta llegó recibió un disparo en la cara que la mató en el acto, después Snider la montó en un banco de gimnasia, violó el cadáver y luego se voló los sesos.

Dorothy Stratten, Star 80, Peter Bogdanovich, Paul Snider, Mariel Hemingway,  Eric Roberts, Bob FosseLos auténticos Dorothy Stratten y Paul Snider (a la derecha) días antes del fatal desenlace

El suceso, ocurrido la mañana del 14 de agosto de 1980, dio la vuelta al mundo y ya en 1981 se hizo un telefilm sobre todo este asunto titulado Ha muerto una modelo, donde le papel de Stratten era interpretado por Jamie Lee Curtis. Unos años después, en 1983, se estrenaría este film de la mano de Bob Fosse, director y coreógrafo de éxito en Broadway y con una corta carrera como director cinematográfico, aun y así le dio tiempo a ganar el Oscar al mejor director por Cabaret.

Mariel Hemingway, hace de una Stratten muy aniñada, con lo que le viene como anillo al dedo al personaje, además que se agrandó los pechos antes de empezar el rodaje; Cliff Robertson, que ahora será más recordado por ser el tío Ben de Spiderman, está genial como Hugh Hefner, casi siempre en pijama, que acabó demandando porque no le gustó como salía retratado; Roger Rees (la versión fea de Kyle Maclachlan), el malo de ¡Alto!, o mi madre dispara, hace el papel de Bogdanovich, aunque aquí le cambien el nombre por el de Aram Nicholas; hay una pequeña aparición de un jovencísimo Keenen Ivory Wayans, futuro director de Scary Movie.
Pero, sin duda, el que se lleva la palma es Eric Roberts haciendo del obsesivo y violento Paul Snider, demostrando lo buen actor que es y lo desaprovechado que está.

Dorothy Stratten, Star 80, Peter Bogdanovich, Paul Snider, Mariel Hemingway,  Eric Roberts, Bob Fosse
Fosse realizó el film mezclando líneas temporales, además de insertar falsas entrevistas de los implicados como si de un documental fuera.
Además de meter montones de detalles que recreaban a la perfección los hechos reales: como la mansión Playboy, que recrea la sala donde hay maquinas arcade y pinballs; la matrícula del coche de Snider era la real; o que parte fue filmado en la misma casa donde vivía el auténtico Snider.

Para los más morbosos: Bogdanovich se lió con la hermana de Dorothy Stratten, 30 años más joven, y acabaron casándose. Lo gracioso del asunto es que el director le pagó un buen número de retoques faciales para que, al igual que pasaba en Vértigo, acabara siendo idéntica a su fallecida hermana.

Dorothy Stratten, Star 80, Peter Bogdanovich, Paul Snider, Mariel Hemingway,  Eric Roberts, Bob Fosse
El film, basado en un artículo llamado The Death of a Playmate, ganador del Pulitzer y firmado por Teresa Carpenter, se estrenó de forma muy minoritaria en los USA, recaudando escasos seis millones y medio de dólares, cuando había costado el doble. Además de ser olvidada por los premios, ese año fue el de La fuerza del cariño, película de la que nadie se acuerda.


Aunque lamentablemente Star 80 tampoco es excesivamente recordada en la actualidad. Por no ser recordada no está ni editada en DVD por estos lares. Una auténtica lástima.