martes, marzo 20, 2012

Gira sangrienta

Gira sangrienta
Gira sangrienta es un slasher pobretón que se rodó en 1980 (aunque no se estrenaría hasta 1982, apareciendo directamente en vídeo), justó el año que se estrenó Viernes 13, la madre de los slashers que creó toda una escuela de films protagonizados por adolescentes escapando del asesino de turno dispuesto a sacarles las vísceras.

Un grupo llamado The clowns, que salen al escenario con maquillaje de payaso, causa furor entre la chavalada. Su secreto es que en sus actuaciones sale la sangre a borbotones de los muñecos a los que descuartizan para júbilo del respetable.
En medio de la gira comienzan aparecer los cadáveres de prostitutas, las cuales habían prestado sus servicios a los miembros de la banda, amigos de la vida loca y fumar porretes. A partir de ahí la policía comienza a investigar por las muertes.

Gira sangrienta
Como comentaba antes Gira sangrienta es una peli modestita, dice la leyenda que la película se rodó en apenas 7 días, cosa que no es de extrañar cuando la mayoría del metraje pasa en interiores, casi siempre en el local donde toca la banda, ya sea el escenario o entre bastidores.
Y toda esa parquedad de medios repercute, como es lógico, en el film, siendo éste bastante pesado. Cosa que, por otra parte, es bastante común en los slashers. No tan común es la falta alarmante de dos rasgos distintivos del género: la sangre y las chicas enseñando pechamen.
Pero aunque nos parezca muy bonito eso del rodaje en 7 días no es más que una historieta, ya que el film se rodó en 3 semanas.

Gira sangrienta
De este tipo de subproductos me lo espero todo, así que no sé cuanta parte de casualidad o de inspiración viene de El fantasma del Paraíso de Brian de Palma, concretamente de la parte en la que el grupo ficticio The Juicy Fruits tenían una actuación con unas pintas cercanas a los Kiss y se dedicaban a cercenar al público.

Así que si tenemos un slasher tirando a pobre, con un reparto anónimo, con poca sangre y pocas chicas, ¿qué nos queda? Pues algo que en principio no debería llamar la atención. Por fortuna para el film nos encontramos una banda sonora buenísima. El soundtrack en sí no tengo ni idea de quien es, pero tiene pinta de haber sido saqueado de alguna producción setentera y no está mal; pero lo mejor son las canciones que toca el grupo, obra y gracia de una banda llamada The names, cuyos componentes eran los protagonistas del film.

Gira sangrienta
El grupo, formado por Dave Galluzzo, Rich Pemberton, Rick Styles y Chip Greenman, tuvo una carrera realmente corta, apenas estuvieron juntos desde el 77 hasta el 80. Tiempo más que suficiente para dejar un buen puñado de canciones.
La banda se unió al film después de recibir la llamada del productor Sandy Cobre (que sale haciendo del dueño del local en la peli) para grabar algunas canciones para un film de terror que estaba preparando. Mientras grababan en unos estudios en Chicago alguien tuvo la ocurrencia de que ellos mismos fueran los protagonistas del film, y ¡tachán! en diciembre de ese mismo año estaban en las afueras de Hollywood rodando su primera y única película.

Lo dicho, slasher para completistas del género pero con una banda sonora revindicable al máximo.