jueves, septiembre 03, 2009

Clásicos Keaton: Mis dobles, mi mujer y yo (Multiplicity)

Mis dobles, mi mujer y yo, Multiplicity, Michael Keaton, Harold Ramis, Andie McDowell

En 1993 Harold Ramis presentaba Atrapado en el tiempo, película que cosechó un gran éxito tanto de crítica como de público, donde mezclaba la comedia con el género fantástico. Un par de años después le llegó a las manos el guión de Multiplicity (aquí mal llamada Mis dobles, mi mujer y yo, anacrónico título más propio de una comedieta italiana de los 70) que contaba la historia de un tipo que saturado por el trabajo y la familia creaba copias exactas a él para que le ayudasen.
El papel femenino se lo adjudicó rápidamente Andie MacDowell, que ya había protagonizado Atrapado en el tiempo, el papel masculino (absoluto protagonista del film) se le ofreció a Michael Keaton que estaba a punto de aceptar el papel protagonista de la nueva película de los hermanos Farrelly, y aunque el guión le gustó no le acababa de convencer del todo. En una reunión con Harold Ramis sugirió que los clones no fuesen iguales, si no que cada uno tuviera una personalidad diferente, sugerencia que gustó mucho al director y que acabó trasladando al guión. Hay que apuntar que antes que a Bill Murray el papel protagonista de Atrapado en el tiempo fue ofrecido a Keaton, pero éste lo rechazó porque, palabras textuales, "no entendía de que iba".
Así Keaton acabó protagonizando Multiplicity y rechazando el papel que acabaría haciendo Woody Harrelson en ¡Vaya par de idiotas! (otra gran traducción por parte de la distribuidora hispana del film Kingpin).


Mis dobles, mi mujer y yo, Multiplicity, Michael Keaton, Harold Ramis, Andie McDowell

Doug Kinney trabaja en una constructura que le tiene absorto las 24 horas del día, hecho que le mantiene alejado de su mujer y dos hijos.
Un buen día, mientras coordina las obras del Gemini Institute, conoce al Dr. Leeds que le propondrá una solución para su agitada vida: clonarse.
Dicho y hecho, Doug se clona y su número 2, un tipo trabajador pero tambien duro y ligón, se encarga de todo el tema laboral en cuerpo y alma, pero el Doug original, que es un pelín egoísta, quiere dedicarse más a sus hobbies y decide crearse otro clon para que se ocupe de la familia. Los problemas vienen cuando el número 2 y 3 se crean por su cuenta un cuarto Doug para hacer las tareas más mundanas.


Mis dobles, mi mujer y yo, Multiplicity, Michael Keaton, Harold Ramis, Andie McDowell
Visto de una forma más esquemática (y cogida por los pelos) Multiplicity no deja de ser un refrito de Atrapado en el tiempo; en ella Bill Murray era preso del mismo día una y otra vez, en la película que nos ocupa Keaton está atrapado en su vida rutinaria donde trabaja de sol a sol y con suerte puede tener contacto con la familia.

Mis dobles, mi mujer y yo, Multiplicity, Michael Keaton, Harold Ramis, Andie McDowell

Uno de los principales problemas que se encontraron al inicio del rodaje fueron los efectos visuales, ya que en la mayoría del metraje vemos a dos, tres o hasta cuatro Keatons juntos en el mismo plano interactuando unos con otros. Esta labor acabó en manos de Boss Film Studios, fundada por Richard Edlund, todo un especialista en la materia que había estado detrás de los trucajes de trilogía original de Star Wars o el primer Indiana Jones cuando trabajaba en la ILM. En el 83 fundó su propia compañía, la ya mentada Boss Film Studios, que hizo auténticos milagros en pelis como Cazafantasmas, Una pandilla alucinante, Jungla de cristal, Batman Returns, Mentiras arriesgadas o Starship Troopers entre muchas otras, hasta que cerró sus puertas en 1997. Curiosamente la última película para la que trabajaron fue Medidas desesperadas.

Una de las anécdotas fue la que los técnicos en efectos llamaron "el milagro del lanzamiento de cerveza del millón de dólares". Este "milagro" ocurrió durante la escena en la que el doble número 2 lanza una lata al Doug original y éste la coge. Originalmente la escena iba a rodarse de la siguiente manera: un doble de cuerpo de Michael Keaton le lanzaba a éste la lata de cerveza, cortaban y Keaton se caracterizaba de número 2 y volvían a rodar la escena, esta vez Keaton le lanzaría la lata a su doble de cuerpo. Una vez en post-producción eliminarían a los dobles de cuerpo y juntarían a los dos Keatons, además de borrar la lata y añadir otra digitalmente ya que en las dos tomas no tendría la misma trayectoria ni movimiento. Pero cuando los de efectos especiales fueron hacer el montaje se dieron cuenta que Keaton le había dado exactamente el mismo efecto a la lata que lo había hecho su doble de cuerpo en la anterior toma, con lo que no tuvieron que hacer ese "retoque" ahorrándose sus buenos dólares.

  Mis dobles, mi mujer y yo, Multiplicity, Michael Keaton, Harold Ramis, Andie McDowell
Multiplicity fue en su época una película bastante cara (45 millones de dólares), sobre todo para tratarse de una comedia y que pasó totalmente desapercibida en su estreno americano, recaudando unos escasos 20 millones.
Curiosamente casi a la vez que este film se estrenó la versión de Eddie Murphy de El profesor chiflado, donde también veíamos a Murphy "clonado" en la escena donde éste interpreta a todos los miembros de su familia. En Multiplicity fueron a por un más difícil todavía ya que se trataba de tener al mismo actor clonado durante todo el metraje.



Mis dobles, mi mujer y yo, Multiplicity, Michael Keaton, Harold Ramis, Andie McDowellBuenas maquinillas se gasta Keaton

No nos engañemos, Mis dobles, mi mujer y yo, que la primera vez que se vio en Espanya fue en la clausura de Sitges'96, no es un film de varios visionados. La primera vez es muy divertida y todos sus gags funcionan a la perfección haciendo a Keaton el rey de la fiesta demostrando en cada uno de sus personajes una cantidad de pequeños detalles y matices que enriquecen el film (por algo aparece en el 99,9% del metraje), detalles que se perdían en el mal doblaje espanyol, haciendo un gran esfuerzo interpretativo (cuando aparecen varios dobles en pantalla no sabes a donde mirar porque todos están haciendo algo gracioso), y es que tuvo que cambiarse de ropa hasta 20 veces consecutivas en varios días de rodaje.
Esfuerzo que se vio recompensado con estupendas críticas que lo ensalzaban como lo mejor de la función.El problema llega en posteriores visionados. Ahí es donde nos damos cuenta que el argumento de la película es nulo, tan inexistente que se aguanta a base de escenas (muy vodevillescas) que poco tienen que aportar a la historia y, sobre todo, por la interpretación de Keaton y los efectos especiales.
Estos problemas son bastante evidentes en el caótico guión
que deja muchas cosas en el aire, como el porqué el profesor, que desaparece del film a las primeras de cambio, le hace clones al prota porque sí, o sobre todo en su fase final, demostrando que no tenían muy claro como cerrar la película quedando un pastiche algo raro.
Aun y así, y pese a todo, un primer visionado es obligatorio.


3 comentarios:

ordago13 dijo...

Me encanta esta pelicula sobretodo el final cuando montan la pizzeria¡¡¡

Una gran comedia de los 90´

Anónimo dijo...

Peliculón

Anónimo dijo...

Introduce tu comentario...me encanta esta pelicula y las multiples personalidades de keaton como inturactuan cada unos de los alter egos el yo original trabajador que ama a su familia pero que a la vez no tiene tiempo para si mismo , el n2 que se encarga luego de su trabajo y que es agresivo que viste a la moda ,n 3 afeminado pero no gay y hogareno que quiere montar un negocio y n 4 su lado infantil. Y a la final se ponen reglas q todos los yo rompen y tienen gustos Y estilos diferentes toda una gran produccion excelente película