viernes, septiembre 05, 2014

Clásicos Keaton: Game 6

Game 6, Michael Keaton, Robert Downey Jr., Don DeLillo, Michael Hoffman

Desde hace unas semanas se viene hablando mucho de Birdman, la última película de Alejandro González Iñárritu. Por lo que se sabe su protagonista, Michael Keaton, personifica a un actor que en su día fue popular por encarnar al personaje del título y ahora, después de llevar años en el dique seco, intenta levantar una representación de De que hablamos cuando hablamos de amor de Raymond Carver en Broadway.
Con sus primeros pases en festivales como el de Venecia, se la está catapultando como una de las que se pueden llevar un porrón de nominaciones en los próximos Oscar. Y quien más beneficiado ha estado a sido Keaton, del que mucha gente habla de recuperación, de regreso... Hombre, no hay que ser muy lumbreras para revisar su filmografía y ver que nunca ha dejado de rodar y estrenar films cada año. Cierto es, también, que lo hacía en films de segunda línea (o que luego tuvieron muchos problemas de distribución) y ha sido en los últimos años cuando ha vuelto a participar en super producciones en las que, por otra parte, suele interpretar personajes secundarios.


Game 6, Michael Keaton, Robert Downey Jr., Don DeLillo, Michael Hoffman

Uno de los films de su etapa más desconocida es Game 6, con la que, curiosamente, guarda muchas similitudes con el Birdman de Iñárritu. Con un guión del escritor Don DeLillo (siendo la primera vez que escribía para cine) ambientada en octubre de 1986 cuenta la historia de un dramaturgo que está a punto de estrenar su última obra. Pero las dudas le asaltan y le vienen los recuerdos de su último trabajo, masacrado por el crítico más temido de la prensa.

El título del film, Game 6, no es anecdótico. Paralelamente a la historia del estreno de la obra nos cuentan lo que sucedió en las series mundiales de aquel año. Se enfrentaban los Boston Red Sox y los New York Mets. Habían llegado al sexto partido con 3 victorias de los primeros, siendo éste un equipo históricamente perdedor, ya que llevaban casi 70 años sin ganar una serie mundial y las 3 últimas finales que habían disputado salieron derrotados. Evidentemente nuestro protagonista es fan de los Red Sox, lo que hace que constantemente vea paralelismos entre su situación y la del equipo de baseball.
Esta final de 1986 todavía se recuerda como uno de los mayores dramas deportivos en los USA.
Game 6, Michael Keaton, Robert Downey Jr., Don DeLillo, Michael Hoffman

Film puramente independiente, donde todos los que participaron lo hicieron rebajando notablemente sus honorarios, con un presupuesto de apenas medio millón de dólares y filmada en menos de 3 semanas en Nueva York. Pese a ello tenemos un reparto bastante llamativo, donde, evidentemente, destaca Keaton (debe aparecer en el 95% del metraje como mínimo), y donde también encontramos a Griffin Dunne (¡Jo, que noche!), Harris Yulin (el científico de Mis dobles, mi mujer y yo), Catherine O'Hara (la madre de Solo en casa), Ari Graynor (prota de la versión televisiva de Bad teacher), Bebe Neuwirth (la mujer de Kelsey Grammer en Cheers y Frasier. Casualidad o no, Keaton hizo de su hermanastro en Frasier), Roger Ress (que también salió en varios episodios de Cheers y era el malo de ¡Alto!, o mi madre dispara). También destacar la no demasiado extensa aparición de Iron Man, alías Robert Downey Jr.

Game 6, Michael Keaton, Robert Downey Jr., Don DeLillo, Michael Hoffman

Curiosamente Keaton ha ido coincidiendo con otros actores que han tenido su faceta superheroica: Christopher -Superman- Reeve en Sin palabras, Alfred -Dr. Octopus- Molina y Chris -Robin- O'Donnell en The company, Alec -The shadow- Baldwin en Bitelchús, Samuel -Nick Fury- L. Jackson en Jackie Brown, Out of sight, Los otros dos y Robocop (2014), Liev -Dientes de Sable- Schreibe en Clear history, Jackie -Rorschach- Earle Haley en Robocop (2014), Kelsey -la bestia- Grammer en Frasier,  Edward -Hulk- Norton en Birdman... y seguro que me dejo alguno.




Game 6, pese a estar rodada en 2004, parte de un guión escrito a principios de los 90, y casualmente toda ella emana cierto tufillo al cine indie que tan en boga estuvo en esa década. No es un film para todos los paladares, pese a un reparto muy interesante se nota que se trataba del clásico capricho de éstos por hacer un film pequeño, de esos que aparecen de vez en cuando y hacen saltar la banca, consiguiendo legiones de fans y multitud de premios. En este caso cayó en saco roto, teniendo una distribución en festivales y un lanzamiento directamente al mercado doméstico.