jueves, diciembre 05, 2013

Waxwork II (El misterio de los agujeros negros)

Waxwork II (El misterio de los agujeros negros), Anthony Hickox

En 1991 Vestron se iba al garete. Lo que funcionaba en los 80 ya no generaba beneficios. Sus producciones no funcionaban y lo que distribuía menos. Es el caso de Las chicas de la Tierra son fáciles (vehículo para lucimiento de la pareja Jeff Goldblum y Geena Davis y con un primerizo Jim Carrey) que acabó siendo un estrepitoso fracaso.



Los 90 no le sentaban mucho mejor a Anthony Hickox, que si bien había disfrutado del rodaje de Waxwork y más aun de su relativo éxito (básicamente por su paso en los videoclubs), que le había convertido en una cinta de culto instantáneo hasta el extremo que Michael White (Rocky Horror Show) estuvo interesado en convertirla en musical. Pero Vampiros a la sombra (por mucho que tuviera a Bruce Campbell y David Carradine protagonizándola), su siguiente film, ya no le gustó tanto a Hickox, ni el dirigirla ni su distribución que acabó pasando con más pena que gloria. Además, su relación con la Vestrom no iba por buen camino, y el tener un contrato que le obligaba a rodar un tercer film no ayudaba demasiado. Por fortuna para él, la productora bajó la persiana en los primeros 90, lo que le dejó en absoluta libertad.

 Waxwork II (El misterio de los agujeros negros), Anthony Hickox

Su estela comenzaba a apagarse, así que había que dar un golpe de timón. Ese golpe de timón era ir sobre seguro, rodar una secuela de su gran éxito. Posiblemente pensó que mover el proyecto entre las productoras sería bastante fácil, cosa que al final resultó todo lo contrario
Waxwork II se hizo con mucho menos dinero que su predecesora, por contra recuperó a Zach Galligan como protagonista. Deborah Foreman no aceptó volver a repetir su rol de Sarah, básicamente por haber acabado mal con el director después de sus líos eróticos, aunque un año antes le había dado tiempo a coincidir con él en El hombre langosta. Monika Schnarre, una modelo bastante conocida en los 80 que había participado con pequeños papeles en alguna serie, se adjudicó el papel de Sarah.

Además teníamos por ahí a Bruce Campbell, David Carradine, Alexander Godunov (que siempre hace de malo ruso, como en Jungla de cristal), Sophie Ward (la chica de El secreto de la pirámide), pequeñas apariciones de Patrick Mcnee y Drew Barrymore y otro cameo de Hickox.

Waxwork II (El misterio de los agujeros negros), Anthony Hickox

Waxwork 2 empieza justo donde acaba la primera. Después que el museo fuese pasto de las llamas, sus dos protagonistas regresan a sus hogares, sin darse cuenta que una mano del estilo la Cosa de La familia Addams ha seguido a Sarah hasta su casa. Una vez allí mata a su padre con lo que la chica es acusada del asesinato y es juzgada. Su única opción para no ser condenada es demostrar que todo lo que ocurrió en el museo de cera fue real y para ello usan un amuleto que les permite dar saltos temporales.

Waxwork II (El misterio de los agujeros negros), Anthony Hickox

Si Waxwork era una película de terror con algunos toques de humor negro, aquí la cosa cambia absolutamente. Todo el film luce mucho humor estilo cartoon (como esa escena donde al Dr. Frankestein le estrujan el cráneo hasta que sus ojos salen de las cuencas y el cerebro acaba saltando. Aunque esto es lo poco gore que tiene la cinta), algo así como comparar Posesión infernal y Terroríficamente muertos.
El problemas es que ese humor chirría demasiado. Quizá, como película independiente puede funcionar, pero sabiendo de su predecesora, la cosa cambia y mucho.

Aquí también hay muchas referencias al género: Nosferatu de Morneau, Jack el destripador, Mr. Hyde, Zombi (Dawn of the dead) de Romero, la Alicia de Carroll, Alien, The Haunting (versión blanco y negro)...
Todo ello con banda sonora de teclado Casio que es para echarse a llorar.

Waxwork II (El misterio de los agujeros negros), Anthony Hickox

Uno de los problemas del film es que no tienen tanto dinero como en la primera y aquí quieren ir mucho más allá, con lo que la cosa queda, a veces, pobretona. Como el sketch que homenajea a Alien, que se nota que es un tío disfrazado con un traje de caucho.

A Waxwork II se le notan mas las costuras, y donde triunfaba la primera parte aquí fracasa, con un final fusilado de Regreso al futuro 2, y un último tercio que recuerda a la posterior Permanezca en sintonía con ese baile de canales (aunque la media hora anterior, la de la época medieval, se hace insufrible), la cosa se nos queda en un triste final para un díptico que tenía mimbres para mucho más.