martes, septiembre 13, 2016

Cabezas voladoras (Shrunken Heads)

Cabezas voladoras, Shrunken Heads, Richard Elfman, Danny Elfman

Es curioso esto de los hermanos, siempre parece que hay uno que destaca y el otro se queda en oveja negra. En cierta forma esto es lo que pasa con los Elfman brothers. Por un lado tenemos al triunfador, el mundialmente conocido Danny Elfman, y por el otro lado al hermano mayor Richard, el que nos interesa ahora. Parece que desde el principio el hermano pequeño se comió al mayor. Richard fundó el grupo The Mystic Knights of the Oingo Boingo a principios de los 70, compañía de teatro musical, pero a principios de los 80 lo dejó para meterse en el cine, momento que tomó el control su hermano Danny, acortando el nombre a Oingo Boingo y haciendo que el grupo dejase bastante de lado el tema cabaretero, centrándose más en lo musical y virando hacia el pop/rock. En esa etapa es cuando el grupo consigue más popularidad, sobre todo con su tema para el clásico 80tero La mujer explosiva (Weird Science, 1985).

Cabezas voladoras, Shrunken Heads, Richard Elfman, Danny Elfman

Paralelamente a esta segunda etapa, Richard hace su debut como director con La zona prohibida (Forbidden zone, 1980), film de culto donde los haya pero que no le reporta nada que le ayudase en su carrera cinematográfica. Y tendríamos que esperar más de una década para ver su siguiente película: Cabezas voladoras (Shrunken Heads, 1994).



Cabezas voladoras, Shrunken Heads, Richard Elfman, Danny Elfman

Tres chavales son blanco fácil para los gamberros del barrio. En un intento por devolverles las palizas propinadas les graban mientras roban y la cinta la mandan a la policía. Los gamberros, que están dentro de un entramado de delincuentes, matan a los niños. Pero estos no cuentan que el kioskero del barrio es un ex policía de Haití que domina la magia vudú y que tenía en estima a los tres chavales asesinados. Después del entierro les corta la cabeza y las devuelve a la vida para que consumen su venganza.



Cabezas voladoras, Shrunken Heads, Richard Elfman, Danny Elfman

Sí, sin lugar a dudar la idea de 3 cabezas reducidas de niños, que cobran vida y van por ahí volando mientras se cargan a los delincuentes, es una de esas bizarradas que sabes que te lo has de tomar con humor. Mucho humor.

Producida por la Full Moon de Richard Band, en una época que su serie B ya no tenía cabida en los cines como la década anterior y se limitaba a la explotación en videoclubs. Con lo que aquí nos encontramos con eso, una producción muy modesta (menos de un millón de dólares), con un reparto practicamente desconocido (la que mejor le ha ido ha hecho algún papel recurrente que en algún culebrón), a excepción de Meg Foster –la Evil-Lyn de Masters del Universo (Masters of the Universe, 1987)
que aquí da mucha grima y Julius Harris, que lo recordaremos por Vive y deja morir (Live and let die, 1973).

Cabezas voladoras, Shrunken Heads, Richard Elfman, Danny Elfman
  
La gracia del film son esas tres cabezas volando por ahí y, cosa no muy comentada, convirtiendo a sus víctimas en zombis, lo que no lleva a los efectos especiales. Nos encontrábamos en una época donde se empezaba a ver los efectos digitales, por suerte la factoría de los Band no podía permitirse esas nuevas técnicas, así que la cosa se reduce a la vieja escuela, esto es maquillajes, marionetas y mucho croma. En general aguantan bien, lo peor, con diferencia, son los cromas, pero los maquillajes y esas cabecitas que se mueven mecánicamente son simpáticas. También hay un par de secuencias que se repiten con las cabezas volando por una ciudad hecha a base de maquetas que molan mucho. Seguramente esa ciudad aparecería en otra producción de la factoría. Aquí no se tira nada.

Y si tenemos a Richard Elfman, no podía falta el hermano bueno, Danny, que aquí se marca el tema de los títulos de crédito –muy en la línea de Pesadilla antes de Navidad (Nightmare before christmas, 1993)–, que luego vuelve a sonar durante la peli. El resto de la banda sonora corre a cargo de Richard Band.


Cabezas voladoras, Shrunken Heads, Richard Elfman, Danny Elfman

La película tuvo un paso limitado en los cines Norteamericanos (una de esos trapicheso para ganar dinero por algún sitio) siendo su explotación en videoclubs su verdadero mercado. Aun y así no le fue demasiado bien.

Ese mismo año estrenaría bajo el seudónimo de Aristide Sumatra otro direct to video como Streets of rage (1994) –nada que ver con el videojuego de Sega– que aquí no nos llegó y que estaba protagonizada por la luchadora de wrestling Mimi Lesseos.

Tendríamos que espera unos cuantos años más para que Elfman volviera a sentarse en la silla de director con Revenant. Vampiros modernos (Modern vampires, 1998), un telefilm que aquí se llegó a estrenar en cines y en su momento me pareció flojita.


No hay comentarios: