jueves, octubre 23, 2014

Poltergeist. Fenómenos extraños (y secuelas)

Poltergeist. Fenómenos extraños, Tobe Hooper, Steven Spielberg

A principios de los 80 Spielberg acababa de resurgir del fracaso de 1941 gracias al éxito de En busca del arca perdida. Y no se lo pensó mucho, porque enseguida se enfrascó en el rodaje de E.T. El extraterrestre, pero a la vez tenía entre manos un guión que él mismo había escrito —junto a Michael Grais y Mark Victor (Cool World, Señalado por la muerte)—. Y mucha prisa tendría por rodarla porque no se quiso esperar a terminar el rodaje del marciano de dedo iluminado y se puso manos a la obra, pero una clausula en el contrato con la Universal le impedía compaginar ambos rodajes, así que se buscó a otro para dirigirla. El elegido fue Tobe Hooper, ya que Spielberg había quedado impresionado con La matanza de Texas, además de haber salido muy bien parado con El misterio de Salem's Lot.


Si en los 60 y 70 estaba de moda las sectas y lo satánico (La profecía, El exorcista, La semilla del diablo), en los 80 el terror estaba enmarcado en el slasher y a Spielberg le dio por volver al clásico subgénero de las casas encantadas. Y para ello echó mano de sus clásicos referentes, como son la familia norteamericana prototipo que viven en uno de sus suburbios de preciosas casitas de ensueño y el lechero les deja la botellita cada mañana en la puerta. Pero si años atrás las películas de casas encantadas tenían un estilo más contenido, que buscaban el desasosiego constante del espectador a través de un atmósfera inquietante y se insinuaba más que se mostraba, Poltergeist enseñaba un camino diferente, mucho más efectista, con efectos especiales a todo trapo y la pirotecnia por bandera. Siendo ese su mayor problema, porque si algo tiene que ser una película de casas encantadas es contenida. Precisamente Poltergeist cuando consigue dar más miedo es cuando apenas vemos nada, como la primera aparición de la médium.
 
Poltergeist. Fenómenos extraños, Tobe Hooper, Steven Spielberg

Además de Spielberg y Hooper teníamos por ahí a la ILM en los efectos con Richard Edlund al frente,  Jerry Goldsmith en la banda sonora y un elenco en su mayoría no muy conocido pero que luego cogería más caché: Craig T. Nelson (el prota de la serie Entrenador), JoBeth Williams (el ligue de Stallone en ¡Alto!, o mi madre dispara), Beatrice Straight (Network, un mundo implacable), Zelda Rubinstein (luego vista en Angustia de Bigas Luna) y James Karen (La divertida noche de los zombis).

Poltergeist. Fenómenos extraños, Tobe Hooper, Steven Spielberg

De sobras es conocida la leyenda urbana que rodea el fin sobre la maldición que ha ido cayendo sobre la gente que participó en ella. Toda una historia que no es más que una patraña para rellenar programas de Iker Jimenez y gente del gremio. Todo un cúmulo de absurdidades porque la gente a la que se le supone tocados por esa mano negra han muerto de vieja o enfermedades como cáncer. Siempre y cuando dejemos de lado a Dominique Dunne, la hija mayor, que murió antes del estreno a manos (nunca mejor dicho) de su novio, que la estranguló tras una discusión.

Poltergeist. Fenómenos extraños, Tobe Hooper, Steven SpielbergMucho más interesante es una leyenda que no parece tan irreal como es la guerra entre Spielberg y Hooper. Al parecer al primero no le gustaba demasiado la forma que tenía de dirigir Hooper y, aprovechando que estaba rodando E.T. muy cerca de donde se hacía lo propio con Poltergeist y, sabiendo como son los grandes estudios a la hora de limitar las horas de rodaje con menores, estaba constantemente en el set de rodaje y, según muchos de los que estaban allí, era quien llevaba el cotarro. Al menos es lo que se dijo después que se publicase un artículo en Los Angeles Times en mayo del 82. Según el propio Hooper la confusión vino cuando Dale Pollock, el periodista de la publicación, se presentó en el rodaje para escribir un artículo y su sorpresa fue encontrarse al propio Spielberg en la parte delantera de la casa dirigiendo algunas tomas que, siempre según Hooper, eran parte del trabajo de la segunda unidad, mientras el director de La matanza de Texas estaba rodando la fotografía principal en la parte posterior de la casa.
Tampoco ayudó demasiado a disipar estas dudas cuando en un documental de la época, Spielberg era quien llevaba la voz cantante, mientras que Tobe Hooper quedaba relagado a un segundo plano.

Poltergeist. Fenómenos extraños, Tobe Hooper, Steven Spielberg

A partir de Poltergeist Hooper nunca más volvió a dirigir para ningún gran estudio. Y no fue hasta tres años después —se dice que durante ese intervalo estuvo ingresado en un centro de desintoxicación que volvió a ponerse tras las cámaras con Fuerza vital, iniciando su periplo por la Cannon, con la que también filmaría Invasores de Marte y la divertidísima Masacre en Texas 2 (alías la secuela de La matanza de Texas). Todas ellas en mayor o menor medida fracasos que no eran más que otro clavo en el ataúd de la factoría Golan-Globus.
Aun y así hay que decir que Hooper llegó a dirigir en 1987 el último capítulo de Cuentos asombrosos y el primero de Taken (Abducidos) en 2002, que todos recordamos están producidas por Spielberg. Este último dato sería de peso para los que apoyan una teoría contraria a la anteriormente expuesta: desde el principio Spielberg tenía planeado dirigir ambos films por lo que contrató a un Hooper, un inexperto en las grandes producciones y —"quizá", podría haber pensado Steven— más manejable, totalmente informado de la situación y aceptando su condición de director de paja.

Poltergeist. Fenómenos extraños, Tobe Hooper, Steven Spielberg

Poltergeist acabó siendo un éxito en taquilla de más de 130 millones de dólares en todo el mundo, con críticas bastante positivas en general, aunque hubo quien la acusó de exceso de pirotecnia, y que acabaría influyendo en House, una casa alucinante y la muy posterior, pero también producida por Spielberg, The hauting (La guarida). Tampoco pasemos por alto el trío de "cazafantasmas" que aparecen, rescatados en Insidious. Aunque la historia fue acusada de estar demasiado "influida" por Little Girl Lost, capítulo de La dimensión desconocida escrito por Richard Matheson que, a la larga, sería homenajeado en Los Simpson en aquel famoso episodio de Homer en 3D.

Como curiosidad, el éxito del film no fue ajeno al exploit y en algunos países, como Holanda, se distribuyó Sobrenatural de Eugenio Martín con el título Return to the poltergeist y con una carátula totalmente bizarra.


Poltergeist II: el otro lado Poltergeist II: el otro lado (Poltergeist II: the other side, 1988). Es curioso que pese al éxito del film original esperasen 4 años para lanzar una secuela. Y también es extraño que aquí ya no tengamos a Spielberg y sus inseparables Frank Marshall y Kathleen Kennedy en la producción. En cambio, sí tenemos a todo el cast original, a excepción, claro está, de la asesinada Dominique Dunne, de la que no se explica su ausencia, aunque en el guión original se hablaba de su estancia en la universidad, escena que nunca se rodó.
Un año después de lo sucedido en Cuesta Verde, la familia Freeling se muda a casa de la abuela. Allí comenzarán a recibir visitas de un reverendo que parece tener cierta obsesión con la niña de la familia.
Uno de los aspectos más interesantes de la historia es que descubren que los cadáveres que están enterrados debajo de la anterior casa son de una secta, que se encerró en una gruta creyendo que el fin del mundo se acercaba. Lo que chirría un poco con el hecho que en el primer film se dijese que la casa estaba construida sobre un cementerio del que solo movieron las lapidas, pero aun y así me parece bastante bien hilvanado. Además de hacer que el reverendo sea la bestia a la que se refieren en el primer film
Con un presupuesto de 20 millones de dólares (el doble que su predecesora) volvieron a contar con en los efectos con Richard Edlund, aunque esta vez con su Boss Film Studios fundada cuando dejó la ILM, y diseños de Giger, aunque éste quedó muy descontento porque la mayoría de sus diseños fueron descartados. Y con una lucha final simplemente infame aunque no tanto como el desenlace con el angelito de abuela rescatando a Carol Anne. Sonrojante a todas luces. Por otro lado se dice que el primer montaje superaba las 2 horas y comenzaron unos tijeretazos que la dejó por debajo de los 90 minutos y en la que la lucha final fue la mayor perjudicada.

Pese a contar con mucho más dinero y muchas más escenas de efectos, éstos son mucho más flojos, con mucho croma y alguna escena generada por ordenador, que se nota que estaban diseñadas para explotar en 3D, ya que el film, en un primer momento, se iba a lanzar en ese formato que estaba en declive. Además de muchas escenas como la del gusano o el aparato dental del hijo que parecen sacadas de Pesadilla en Elm Street. Sin duda, la más floja de la trilogía.
Si Spielberg no estaba involucrado mucho menos lo haría Hooper, con lo que en la dirección tenemos a Brian Gibson, que venía de hacer muchos documentales para la BBC inglesa y se especializó en films de temática musical como La rockera, el biopic Tina o Siempre locos.
Esta secuela sin llegar a ser el gran éxito del original cosechó unos buenos 40 millones solo en USA, lo que no impedía seguir sacando entregas.



Fenómenos extraños III, Poltergeist III, Gary Sherman, Heather O'Rourke, Zelda Rubinstein, Tom Skerrit, Nancy AllenFenómenos extraños III (Poltergeist III, 1988). Si en la anterior entrega se mantuvieron los guionistas originales, aquí ni eso. Aquí los encargados del libreto fueron Brian Taggert y Gary Sherman, éste último también acabaría siendo el director, ya habiendo ejercido estas labores en Se busca vivo o muerto con Rutger Hauer, Sub-humanos o Muertos y enterrados y que ya estuvo a punto de rodar la segunda parte de Poltergeist.
A Carol Anne la envían a vivir a Chicago con sus tios, ya que allí puede asistir a una escuela para superdotados. En la escuela se topa con un profesor que la hipnotiza, aflorando sus recuerdos del pasado con los entes que la persiguen, haciendo que el reverendo Kane la localice.
Viendo esto ya podemos adivinar de donde sacaron en Freddy vs. Jason la trama de que a los adolescentes les hacen olvidarse del rondador de los sueños para evitar que pueda volver a actuar.
Poca gente nos queda de las anteriores entregas salvo la protagonista, Heather O'Rourke, que ya en la época estaba enferma y acabaría muriendo poco antes finalizar el rodaje, y Zelda Rubinstein. Por contra tenemos incorporaciones la mar de interesantes: Tom Skerritt (Alien, Top Gun, Picket Fences), Nancy Allen (trilogía Robocop, Carrie) y el debut de Lara Flynn Boyle, que, al igual que en Twin Peaks, aquí su personaje se llama Donna. 
Lamentablemente para el equipo tuvieron improvisar final diferente al del guión por la muerte de la protagonista, rodando con una doble que nunca muestra su cara a cámara. Al final les quedó un desenlace bastante chapucero, apresurado y abrupto, dejando en evidencia los problemas de producción que tuvieron, donde personajes como Scott desaparecen de la trama porque sí. Un final que dista mucho del previsto, mucho más lacrimógeno.
Poltergeist III es un film lleno de muy buenas ideas (aunque muchas acaban siendo fallidas), que todo transcurra en un rascacielos que está repleto de espejos da mucho juego para todo el tema de dualidades. Por contra aquí la cosa ya está totalmente en el terreno de Pesadilla en Elm street con mucho monstruo y personajes que no saben lo que es verdad o mentira. Todo ello con efectos que dejan de lado los cromas y se centra en maquillajes y animatronics de la mano de Dick Smith, cosa que siempre es de agradecer.
Lamentablemente las buenas intenciones de sus responsables no fueron correspondidas por el públicico, siendo un fracaso comercial que apenas recaudó 15 millones en USA de los 10 que había costado, o la crítica, que la masacró.


 
Durante un tiempo la Metro le dio vueltas a la opción de un Poltergeist 4. Un guión que estuvo bastante avanzado era una precuela con todo lo que pasó con el reberendo Kane y sus seguidores. El tema no siguió adelante, de la misma forma que no prosperó en 1990 la idea de una serie para televisión a modo de spin-off y volviendo a terrenos más espirituales para dejar de lado los monstruitos de las secuelas.
Sería a finales de los 90 que se pondría en marcha otro proyecto de serie y esta vez sí acabaría llegando a la caja tonta. Poltergeist: el legado era canadiense y duró 4 temporadas. Pese a su nombre no tenía nada que ver con la saga cinematográfica, contando las andanzas de una sociedad secreta llamada El legado, que se encargan de combatir las fuerzas del mal.

Ya por fin en la actualidad se ha rodado un remake oficial de la mano de Gil Kenan, director de City of Ember y Monster house, y producida por Sam Raimi.

5 comentarios:

alcorze dijo...

Poltergeist fué mítica. Y la vi más de una vez en sesiones dobles y triples en cines de barrio de Zaragoza. Durante un buen tiempo, de crío, la escena del payaso debajo de la cama me tuvo acostándome inquieto por la noche.

J. Jara dijo...

Precisamente las escenas del payaso son las que consiguen inquietar porque no está repletas de efectos y explosiones.

Raiben dijo...

A mi si que me gusta poltergueist, sobretodo la segunda que dices que es la peor, es verdade que de crío me gustaban bastante y ahora pues lo normal, desfasadillas pero entretenidas.
De los momentos que más me gustan: el del payaso como a vosotros, el del aparato de dientes, el del árbol, el de la niebla de la tele me arredraba o el de la madre pegada a la pared que a la vez se le ven las bragas, era como gusto con miedo.
Y el gusano me chifla

J. Jara dijo...

Te mola la segunda porque tiene mucho de Pesadilla en Elm Street, con las alucinaciones y los monstruitos.

Raiben dijo...

Puede ser, a mi es que los mostruitos....