lunes, abril 21, 2014

Trabajo basura

trabajo basura, office space, mike judge, jennifer aniston, milton

Fue llegar el verano del 99 y enterarme que el creador de Beavis and Butt-head estrenaba un film y no haber mañana. Y en una de esas calurosas tardes me metí en una de esas minúsculas salas del cine Glories y salí con una decepción del mismo tamaño con la ilusión que había entrado.

Lo que me había encontrado era un film que para nada era lo que me esperaba. Y como a mí, le había pasado a los pocos que se habían rascado el bolsillo para ver Trabajo basura, una de esas traducciones tan así que nos gastamos aquí.

 trabajo basura, office space, mike judge, jennifer aniston, milton

La cosa va de un tipo que trabaja en uno de esos complejos informáticos tan americanos, del estilo Silicon Valley, arreglando todo el rollo aquel del famoso efecto 2000 y luego resultó un pufo de órdago. El tipo está harto de su trabajo en un cubículo, su jefe, la mayoría de sus compañeros y de su novia. Con lo que su vida es una auténtica mierda. Su chica acaba llevándole a un terapeuta que lo hipnotiza, con tal mala fortuna que le da un ataque al corazón en plena faena, con lo que nuestro protagonista se queda lerdo el resto de la película, pasando absolutamente de todo, ya sea de su novia que le engaña, su jefe que quiere que vaya a trabajar los sábados... El tío está tan vuelta de todo que se monta un chanchullo junto a otros dos compañeros, que consiste en meter un virus a la compañía y rapiñar las fracciones de centavo de las cuentas bancarias. Sí, lo mismo que hacía Richard Pryor en Superman III.

trabajo basura, office space, mike judge, jennifer aniston, milton

Trabajo basura (Office space, en el original) es, en parte, una recreación de la experiencia del propio Judge cuando, a finales de los 80, estuvo trabajando en Silicon Valley, en una empresa de la que salió escopeteado a los 3 meses. Además de reciclar muchas de las ideas que usó una década atrás para unos sketch animados llamados Milton, facturados con una vieja Bolex de 16 mm que había comprado de segunda mano. 

Sin lugar a dudas, el resultado final dista mucho de lo que podía esperar uno del creador de Beavis and Butt-head antes del nuevo milenio. Aunque aquí habría que saber hasta que punto la productora, Fox, metió mano. El propio director explicaba como le tiraban a la cabeza los copiones diarios y le imponían la campaña publicitaria o el poster. Al parecer la productora quería sacarse de la manga un nuevo American Pie. 

 trabajo basura, office space, mike judge, jennifer aniston, milton

Pese a todo y a las muchas cagadas de la película (básicamente un guión demasiado americano y happy end) hay muchas cosas que se salvan. Los personajes son eso, personajes, y tienen mucha gracia, además que se les nota que les han dado mucho énfasis a detalles como la forma de hablar (no hay más que ver al jefe del protagonista), cosa que respetaron bastante en el doblaje, y escenas aisladas (como la famosa del apaleamiento a la impresora) nos harán ir más allá de la sonrisilla tímida que nos propinará la mayoría de su metraje.

En cuanto actores tenemos por ahí a Ron Livingston (el padre de familia de Expediente Warren), Jennifer Aniston (que ya vivía sus días de gloria con Friends pero todavía no había explotado en el cine), John C. McGinley (el periodista cabrón de Un domingo cualquiera o el padre de familia de Identidad), Ajay Naidu (un habitual de la filmografía de Darren Aronofsky), Orlando Jones (el negro de Evolution). Además de una pequeña aparición de Judge totalmente disfrazado e irreconocible como jefe de Jennifer Aniston.

trabajo basura, office space, mike judge, jennifer aniston, milton

Trabajo basura acabó siendo un relativo fracaso, ya que apenas recuperó los 10 millones que costó. Curiosamente, cuando pasó al mercado doméstico comenzó a cosechar un culto que le permitió tener ventas de vídeo extraordinarias.

Pese a no ser una experiencia demasiado exitosa, y más por la mala relación que tuvo con la Fox, Judge volvió a la dirección de imagen real pocos años después con Idiocracia, una especie de Futurama en acción real pero fallida. Aquí tampoco se libró de una mala experiencia llena de test screening fallidos, rodaje de escenas adicionales meses después que la película estuviera acabada y un estreno que se congeló durante más de un año y medio, mientras (sí, otra vez) la Fox la acababa estrenando en poquísimas salas y no le daba apenas publicidad. Evidentemente aquí la cosa fue más gorda y palmaron de mala manera.

Su siguiente y último trabajo como director fue con Extract en 2009. Otra (muy) fallida comedia que queda muy lejos de lo que espera alguien de Judge. Ni su extenso reparto (Jason Bateman, Mila Kunis, Gene Simmons, Ben Affleck, J.K. Simmons) sirve para salvar una comedia que no hace reír.