martes, septiembre 11, 2012

The Cabin in the Woods (La cabaña en el bosque)

The Cabin in the Woods (La cabaña en el bosque)
Hablar de este film sin reventar el argumento este tremendamente difícil. A simple vista puede parecer que nos encontramos ante un slasher clásico, con el grupito de estudiantes de turno (la rubia buscona, la empollona, el cachas deportista falto de luces, el porrero y el negrito) que se va a pasar un fin de semana a una cabaña en medio de un bosque. Pero si luego resulta que ni la rubia es realmente una cabeza hueca más salida que el palo de un churrero y ni siquiera es rubia, ni el cachas es un rabo con patas o el porrero... bueno, ese si que le da al fumeteo. Pero bueno, que nada es lo que parece.
Claro miras un poquito y te encuentras que detrás de todo esto está la cabeza pensante de Buffy, Angel, Fireflay y el guión de Los vengadores, Joss Whedon; y dirigiendo el cotarro Drew Goddard, productor y guionista de Perdidos y autor del guión de Cloverfield (Monstruoso para los casposos), lo que algo debe tener la película más allá de la enésima revisión de los Halloween, Viernes 13 y acuchilladas de higadillos varias.

The Cabin in the Woods (La cabaña en el bosque)
El film ha sido un cúmulo de problemas para que, de una vez por todas, viera la luz. Rodada en 2009 bajo el amparo de la Metro, pero su bancarrota congeló la obra en el limbo del celuloide hasta que Lionsgate se hizo con ella para después emperrarse en reconvertirla a 3D para desespero de sus responsables. Por suerte desechó la idea y el film fue estrenado a principios de este 2012 en medio mundo.
En este bendito país de botijo y pandereta llegará de la mano de Vértice Films a finales de octubre, cuando todo su público potencial ya se habrá chupado un ripeo en calidad DVD. Bravo.

The Cabin in the Woods (La cabaña en el bosque)
Hablar de una nueva de tuerca al género es demasiado, al menos en los dos primeros tercios del metraje, donde asistimos a un slasher puro y duro, pero donde algunos detalles que nos ofrecen con cuentagotas nos hacen saltar la chispa de que hay algo más que un grupo de jovenzuelos perseguidos por hachas dispuestas a rebanarles el gaznate. Un último tercio que va más allá del slasher, con resoluciones que algunos han catalogado como lo que tenía que haber sido el desenlace de Lost, no por casualidad corre por ahí Goddard.Y hasta aquí puedo leer.

The Cabin in the Woods (La cabaña en el bosque)
Metraje justo, actores más que solventes (tenemos por ahí a Chris -Thor- Hemsworth), casquería para los viciosillos, incluso tetillas, efectos digitales que no matan pero cumplen, buen maquillaje y, por supuesto, multitud de referencias y guiños a otros films del género (Hellraiser, Cube y, como no, Evil dead, entre otras). ¿Qué más se puede pedir?