miércoles, enero 02, 2013

Los Simpson Springfield

Los Simpson Springfield

Creo que la mayoría estará de acuerdo conmigo, la serie de Groening hace mucho que apesta. Aquellos episodios críticos con la sociedad (americana) dieron paso a historias rocambolescas con chistes poco inspirados, mientras Homer pasaba de ser tontorrón a un deficiente en mayúsculas. Es curioso que, conforme la calidad de la animación ha ido mejorando, los guiones han caído en barrena.
Pero aquí lo que nos interesa son las a aventuras de esta familia amarilla en el terreno del videojuego, que, todo hay que decirlo, salvo pocas excepciones, han sido tirando a nefastas.


El que nos ocupa, también conocido como The Simpsons: Tapped Out, fue lanzado la pasada primavera de la mano de Electronic Arts para aparatejos Apple, para ser retirado a las pocas semanas, ya que la avalancha de jugadores hizo reventar sus servidores, además que el juego estaba cargado con una considerable cantidad de bugs.
Pasado un tiempo, concretamente 6 meses, EA volvía a la carga después de haber subsanado los problemas.


Los Simpson Springfield

El juego tiene la clásica temática de gestión, en este caso de todo el pueblo de Springfield, el cual debemos reconstruir ya que Homer y su incompetencia ha hecho saltar por los aires todas las casas y sus habitantes.

Nada más empezar dispondremos de una parcela, la casa de la familia y a Homer y Lisa. Y a partir de ahí, a tirar millas. 
El asunto, para ir ampliando el pueblo se basa básicamente en conseguir dinero. Para conseguirlo hemos de asignar trabajos y tareas a los personajes. Estas labores pueden tardar desde 1 minutos hasta 24 horas. Existen casos mucho más extremos, que van desde una semana (mandar a Apu que trabaje sin descanso en su badulaque), hasta 90 días (plantar maíz en la granja de Cletus).
Esto es a tiempo real, con lo que en el momento que hayamos asignado una tarea a los personajes de los que dispongamos, no podremos hacer nada con ellos durante ese tiempo. Aunque siempre podemos hacer que el tiempo pase mucho más deprisa y las acciones se completen en el acto.

Los Simpson Springfield

Ahí es donde entra la maquinaria saca-cuartos. Por un lado tenemos el dinero virtual que iremos ganando según hagamos los trabajos, este servirá para que compremos parcelas, edificios o diferentes elementos para decorar la ciudad (árboles, bancos, arbustos...); y, por el otro lado, contamos con rosquillas. Este elemento se nos da con cuentagotas, normalmente por haber pasado de nivel de experiencia (todas las acciones dan puntos de experiencia, cuando lleguemos al número marcado subiremos un nivel). Pero suelen ser poquitas, una o dos, lo que hace un número bastante pobre si queremos usarlas para que los personajes realicen sus trabajos en cuestión de segundos en lugar de horas, días o meses, y para comprar objetos/escenarios/personajes especiales que de otro modo son imposibles de conseguir. 

La única opción para conseguir más rosquillas es rascándonos el bolsillo. La cosa se nos puede ir desde 1.79 € por 12 rosquillas, hasta 89.99 € por 2.400 rosquillas. Sí, todo un abuso por parte de Electronic Arts, pero ya sabemos que las supuestas aplicaciones/juegos gratuitos conlleva que en algún momento quieran hacernos sacar la Visa.

Los Simpson Springfield

Por suerte, para disfrutar del juego no es imprescindible soltar el dinero, aunque eso sí, el juego se nos hará, a la larga, algo más cansino. Además que dejaremos de conseguir elementos especiales.

Porque esa es una de las gracias con las que cuenta el juego, las constantes actualizaciones y nuevos elementos que van apareciendo. Por ejemplo, por la época de Halloween sacaron recompensas como huevos, caramelos y papel higiénico. Con los caramelos podíamos comprar cosas para decorar nuestro pueblo con motivos de Halloween y con el papel y huevos podíamos tirárselo a la fachada de las casa de nuestros vecinos (esto lo explicaré un poco más adelante).
Luego llegó la época de acción de gracias donde podíamos conseguir unos globos gigantes. Actualmente Springfield está cubierta de nieve e imperan los motivos navideños, y podemos conseguir unas monedas especiales que nos permiten adquirir Funzos, adornos para las casas o edificios especiales como la tienda Mapple.

Los Simpson Springfield

Luego tenemos un modo pseudo cooperativo. Esto viene a ser que si agregamos a otros usuarios del juego podemos visitar su ciudad, y allí recoger algo de dinero y experiencia. Eso sí, esta acción solamente la podremos realizar una vez cada 24 horas. Cuantos más vecinos tengamos más podremos recolectar cada día, pero esto tiene un límite, ya que solamente podremos tener un máximo de 100 vecinos.

Gráficamente el juego cumple al máximo, visualmente no hay ninguna diferencia con la serie. Además de contar con una cantidad de detallitos, como el movimiento de la cortinas de algunas ventanas, el humo de las chimeneas, o las expresiones de los personajes.

Por lo demás es un juego que caerá en gracia a los aficionados de la serie por la cantidad de guiños que tiene. Pero eso no quiere decir que a los no seguidores se les atragante, en absoluto, pero sí que los fans le sacarán más chicha.
Si tiene un "pero" es el tema de tener que pasar por caja para poder hacerlo más ágil, pero si tenemos paciencia y nos basta con dedicarles unos pocos minutos cada día, tenemos una buena opción para pasar los ratos muertos, siempre y cuando tengamos conexión wifi.