martes, marzo 31, 2015

TerrorVision

TerrorVision, Ted Nicolaou, Empire, Charles Band, Gerrit Graham, Mary Woronov

TerrorVision es de esos films que o los amas o los odias. No deja indiferente a nadie. Todo un clásico de la serie B, que por los pelos no acaba en la Z, de esa factoría que tantas alegrías dio a nuestros Betas y VHS en los 80 como es la Empire de la Band family.

jueves, marzo 26, 2015

La montaña embrujada (y secuelas/remakes)

La montaña embrujada, Disney

Más allá de sus cortos y largos animados, Disney, en sus inicios, abrazó un tipo de cine de "acción real" muy conservador, con adaptaciones literarias de aquellas que entretenían tanto a padres como hijos. La espada y la rosa, Los hijos del Capitán Grant, Pollyanna, Un viaje increíble... estaban muy bien en los 50 y 60, pero las juventudes de los 70 ya buscaban otras cosas y Disney comenzó, en mayor o menor medida, a dejar de lado las obras de Verne, H. Porter o David Wyss.

viernes, marzo 20, 2015

Popeye

Popeye, Robert Altman, Robin Williams, Disney, Paramount, Shelley Duvall, Paul Smith, Segar


Desde mediados de los 70, el que fuese el pez gordo de la Paramount, Robert Evans, volaba solo en eso de la producción, plantándose en los nuevos años 80 con un buen puñado de éxitos bajo el brazo: Chinatown, Marathon man, Cowboy de ciudad, Domingo negro... por no hablar de su participación en las dos primeras entregas de El padrino.


Por la época se empecinó en hacer una versión de carne y hueso de Popeye después que Paramount perdiera los derechos para hacer el musical Annie, cosa que fue recibida con frialdad por parte de la major, la que le producía/distribuía sus producciones. Y mucho peor fue acogida la intención de contar con Robert Altman como director, que en la época era conocido como un consumado alcohólico y seguía viviendo de las rentas de M.A.S.H., ya que sus últimas películas habían cosechado buenas críticas pero en taquilla las cosas no habían funcionado tan bien. No hay que olvidar que en aquellos años la nueva corriente de directores (Spielberg, Lucas, De Palma, Scorsese, Coppola...) habían tenido éxitos económicos que les permitieron tomar el control económico y artístico, dejando a los estudios como meras comparsas financieras. Aunque la cosa estaba a punto de cambiar cuando Michael Cimino se llevara por delante a la United Artist con La puerta del cielo. Y precisamente el proyecto de Popeye estaba programado estrenarse a la vez que el film de Cimino para hacerle competencia.
Popeye, Robert Altman, Robin Williams, Disney, Paramount, Shelley Duvall, Paul Smith, Segar

Para el papel de Olivia (aquí Rosario) los productores querían a Gilda Radner, la que luego sería esposa de Gene Wilder, pero Altman impuso a una habitual de sus películas como Shelley Duvall. Para Brutus (Bluto en el original) escogerían a Paul Smith, que un par de años después estaría en Mil gritos tiene la noche de Piquer Simón y en Terrorífica luna de miel, donde ya coincidiría con Gilda Radner. Y para encarnar a Popeye se llegó a contactar con Dustin Hoffman, que no acababa de gustarle el guión, con lo que acabó siendo sustituido por un principiante Robin Williams, que en la época protagonizaba la sitcom Mork and Mindy y había sido sugerido por el ejecutivo de Paramount Michael Eisner.

En otros papeles teníamos a Ray Walston, prota de Mi marciano favorito, como padre de Popeye; Paul Dooley como Pilón;
Donovan Scott, el gordito de Loca academia de policía; y un breve papel para Dennis Franz. 
 
Popeye, Robert Altman, Robin Williams, Disney, Paramount, Shelley Duvall, Paul Smith, Segar

Para construir todo el poblado se decantaron por irse a Malta. Toda la aldea fue construida en los últimos 7 meses de 1979 con madera importada de Holanda y Canadá. ¿Más datos? 165 operarios, 8 toneladas de clavos y 2 mil galones de pintura hicieron falta que acabar el set de rodaje. A día de hoy los decorados siguen en pie y son la principal atracción turística del lugar.
 

El 23 de enero de 1980 Robert Altman gritaba por primera vez aquello de ¡Acción!, lo que daba inicio a un rodaje que fue todo un derroche de alcohol y cocaina entre Altman y Robert Evans, siendo éste último el que tenía que lidiar con Disney, que había aceptado co-producir el film junto a Paramount. La compañía de Mickey Mouse estaba furiosa por todas las notícias sobre drogas que salpicaban el rodaje y que Popeye soltase algún que otro taco durante la película.

Popeye, Robert Altman, Robin Williams, Disney, Paramount, Shelley Duvall, Paul Smith, Segar

Hablar del argumento del film es casi hablar de la nada más absoluta. Porque todo gira para ser una mera escusa de ver a los personajes del cómic en carne y hueso. Pero la cosa sería algo parecido a tres historias que forman el film en su conjunto: la llegada de Popeye al pueblo; la aparición de Coco Liso en la vida de Olivia y Popeye; y el rescate del padre de este último. Todo ello aderezado de unas canciones ramplonas y unos números de baile poco generosos. Porque algo que suele desconocer el que no ha visto el film es que estamos ante un musical.


Si algo bueno tiene la película es el casting. Todos los actores están clavados a sus versión dibujadas. Cosa a la que ayuda mucho los decorados, las prótesis de los brazos de Popeye y los trajes. Aunque ésto tiene su lado negativo. Al igual que en las películas de Tintín, todo tiene un aire tan falso que parecen disfraces de carnaval.Mucho se ha comentado el clímax final, con esa pelea en el agua con pulpo incluido. Realmente está rodada de cualquier forma y nunca acaba de quedar claro qué está pasando. Al parecer todo venía por el clásico problema de estas películas: el presupuesto asignado se terminó antes de finalizar el rodaje. Así que el final se tuvo que medio imporvisar. 

Popeye, Robert Altman, Robin Williams, Disney, Paramount, Shelley Duvall, Paul Smith, Segar

Popeye, Robert Altman, Robin Williams, Disney, Paramount, Shelley Duvall, Paul Smith, SegarAunque nos pueda parecer lo contrario, Popeye fue un gran éxito de taquilla, recaudando 50 millones de dólares (habiendo costado 20) solamente en los USA. Aunque, como más o menos podemos sospechar, la crítica no la recibió con los brazos abiertos precisamente.
Hay que apuntar que la versión norteamericana llega hasta las casi dos horas, mientras que aquí nos llegó una versión recortada de 90 minutos. Muy posiblemente por decisión de Disney, que tenía la distribución fuera de los USA, en tierras norteamericanas era tarea de Paramount. Por supuesto aquí nos llegó de la mano de Filmayer, que en su pase a vídeo nos la trajo con la clásica carátula blanca de Disney que, por muy míticas que nos pudieran parecer, son bastante horripilantes.

 

Popeye, Robert Altman, Robin Williams, Disney, Paramount, Shelley Duvall, Paul Smith, SegarY como no podía ser de otra forma, en estas tierras de picaresca, algún distribuidor (Vincit Films en cine e IVS en vídeo) tuvieron el buen olfato de los buenos tiempos del exploit sacando a la vez Popeye brazo de hierro, que básicamente era un festival de cortos animados.

Durante los últimos años se ha estado trabajando en un largo animado en 3D del personaje de Segar dirigido por Genndy Tartakovsky, director de Hotel Transylvania, del que incluso se llegaron a ver algunas pruebas, pero finalmente el director ha cancelado el proyecto por discrepancias con Sony Pictures Animation decidió cancelar el proyecto.


martes, marzo 17, 2015

Johnny Destiny

Johnny Destiny, Quentin Tarantino, Destiny Turns on the Radio, Jack Baran

El boom que supuso Pulp Fiction no sólo lanzó al estrellato a Tarantino y Uma Thurman y "recuperó" a Travolta, si no que animó a productoras/distribuidoras a subirse al carro y lanzar films en los que, en mayor o menor medida, había participado el director de Jackie Brown. Ya fuesen films en los que era guionista o productor (Amor a quemarropa, Killing Zoe), en donde se preocupaban que su nombre fuese bien visible en la carátula/cartel, o habiendo hecho pequeños papeles como actor (Duerme conmigo, Alguien a quien amar). Es en este segundo caso donde nos topamos con Johnny Destiny (Destiny Turns on the Radio, 1995). 

miércoles, marzo 11, 2015

Halloween III: El día de la bruja

Halloween III: El día de la bruja, John Carpenter, Tom Atkins, Tommy Lee Wallace

La noche de Halloween fue un éxito inesperado que transformó los poco más de 300 mil dólares que costó en casi 50 millones de dólares sólo en los USA, convirtiéndola en la película más rentable de la historia. Al menos hasta que llegó El proyecto de la bruja de Blair dos décadas más tarde.
Además de dar el pistoletazo de salida al slasher, generó un aluvión de secuelas que tuvo un punto de inflexión en su tercera entrega.

Pese a que John Carpenter prefirió no seguir como director, sí se mantuvo como productor y guionista en la secuela (aquí titulada Sanguinario) dirigida por Rick Rosenthal que, sin llegar a las cuotas del film original, tuvo una taquilla bastante buena. Pero cuando el estudio volvió a encargarle una nueva película, poco le interesaba seguir con las correrías de Michael Myers, por lo que puso como condición desmarcarse de lo hecho hasta ese momento y facturar una película totalmente nueva, cosa que el estudio aceptó porque, en el fondo, lo único que quería era algo que diera dinero.

Halloween III: El día de la bruja, John Carpenter, Tom Atkins, Tommy Lee Wallace

Carpenter, junto a Debra Hill, con quien ya había escrito y/o producido las dos primeras Halloween, La niebla y 1997: Rescate en Nueva York, contrató a Joe Dante para que fuese el director. Éste, a su vez, aprovechó que Nigel Kneale, escritor de ciencia ficción que pasará a la historia por ser el creador del doctor Quatermass, estaba en Hollywood escribiendo el libreto de La criatura de la laguna negra para John Landis para encargarle el guión.

Hago un inciso para resaltar la ironía que Landis le "robara" el maquillador Rick Baker a Dante durante las producciones de Un hombre lobo americano en Londres y Aullidos y que, al año siguiente, el director de Gremlins se "aprovechó" que el proyecto de La criatura de la laguna negra acabó por no materializarse para contactar con su guionista y ficharlo.

Halloween III: El día de la bruja, John Carpenter, Tom Atkins, Tommy Lee Wallace

Finalmente Joe Dante se tuvo que apear del proyecto ya que se había comprometido con la adaptación de En los límites de la realidad que dirigirían Spielberg, George Miller, el propio Dante y (¡otra vez!) John Landis.

El elegido para sentarse en la silla de director fue Tommy Lee Wallace, amigo personal de Carpenter con el que colaboró en La noche de Halloween, Dark Star, Asalto en la comisaria del distrito 13 o en La niebla, ya fuese como diseñador de producción, director artístico o en el sonido. Y salvo este baile de directores todo parecía ir bien hasta que entró en escena el todo poderoso Dino De Laurentiis, que estaba al tanto de lo que demandaba el público juvenil a principios de los 80: sangre, vísceras y casquería. Elementos que no estaban en el guión de Nigel Kneale. Con lo que el escrito fue revisado por el propio director, causando el descontento de Kneale, que ya había tenido sus más y sus menos con Carpenter y Wallace, que rechazó aparecer acreditado.

Halloween III: El día de la bruja, John Carpenter, Tom Atkins, Tommy Lee Wallace

En medio de la noche un extraño tipo aparece delirando en una gasolinera de la que es trasladado a un hospital. Durante la noche, otro tipo aun más extraño lo asesina y se prende fuego.
El doctor que lo atendía y que tiene los rasgos de Tom Atkins y la voz de Bud Spencer, conoce a la hija del hombre asesinado y descubre que éste tenía una tienda de juguetes. Junto a la chica comienza una investigación para descubrir que se esconde detrás de la muerte del juguetero, que le llevará hasta un extraño pueblo en el que hay una fabrica de máscaras de halloween.

Halloween III: El día de la bruja, John Carpenter, Tom Atkins, Tommy Lee Wallace

En el cast, además del mentado Atkins, tenemos a Dan O'Herlihy, el alien de Starfighter y el jefe de la OCP en RoboCop. Además de un par de guiños al Halloween original con Jamie Lee Curtis poniendo la voz a la operadora telefónica, y Dick Warlock, que hacía de Michael Myers en Sanguinario (Halloween II). Además de ver un par de veces el film original como lo están emitiendo por televisión.

Críticada hasta la saciedad, Halloween III: El día de la bruja es un film puramente ochentero que partía de una idea tan genial como hacer un film anual que tuviera algo que ver con la festividad de Halloween pero con ningún parentesco con Michael Myers. Pero el público se sintió estafado cuando vieron que aquello no era un slasher, si no una revisión de La invasión de los ultracuerpos, donde se cambiaba la sangre por líquidos asquerosos y los asesinos enmascarados por una especie de brujo que usa las piedras de Stonehenge. Mucho se nota la mano de Carpenter en el guión (suyo fue el primer tratamiento), con algunos paralelismos a las posteriores Están vivos (todo el tema de suplantación de identidad) o En la boca del miedo (las pesquisas en un extraño pueblo). Con ideas muy locas pero que te mantienen en vilo con el misterio que desprenden, y que si algo hay que reprocharle es un tramo final demasiado rebuscado, con la escena del coche alargada hasta la extenuación. Pero por fortuna todo se arregla con un plano final muy de cómic de la Warren.

Halloween III: El día de la bruja, John Carpenter, Tom Atkins, Tommy Lee Wallace

Pese a ser un film más o menos modesto (2,5 millones de dólares) y recaudar unos buenos 15 millones de dólares en suelo norteamericano, los productores congelaron la saga hasta que 6 años después, en 1988, aparecería la cuarta entrega ya sin Carpenter ni Debra Hill por en medio, donde se retomaba el slasher. Este pseudo fracaso también conllevó que aquí Halloween III: El día de la bruja nos llegara directamente en vídeo sin pasar por cines. Una lástima.

jueves, marzo 05, 2015

Goldface

Goldface, El fantástico superman, Goldface il fantastico Superman, Stanley Mitchell, Bitto Albertini, Espartaco Santoni, Robert Anthony, Evi Marandi

A Espartaco Garibaldi Borga Santoni, más conocido por estos lares como Espartaco Santoni, antes de ser un vividor follador de la noche marbellesa en la época de la jet-set y esas paparruchas, tuvo su época de actor de cine. Compartiendo cartel con César Romero, Fernando Rey, Jose Luis López Vázquez, Telly Savalas y siendo dirigido por Pedro Lazaga (Mil millones para una rubia), León Klimovsky (Un dolar por Sartana), Jorge Grau (Ceremonia sangrienta) o el mismísimo Mario Bava (El diablo se lleva los muertos). En general, todos estos papeles no pasaran a la historia del séptimo arte, y mucho menos lo hará el que interpretó en la película aquí reseñada.